El Comercio

Muere José Luis López, presidente y fundador de Urvisa

  • El funeral del empresario, que participó en los primeros desarrollos de la zona oeste, Pórticos o Vallobín, será esta tarde en San Juan

José Luis López González, presidente y fundador de la desaparecida Urbana de Viviendas (Urvisa), falleció ayer en Oviedo a los 70 años de edad. Deja viuda, Rosario Suárez, tres hijos, José Luis, Margarita y Ana Cristina, y cinco nietos. El funeral será hoy, a las cinco de la tarde, en la Basílica de San Juan El Real

Entre finales de los ochenta y principios de los noventa, José Luis López supo intuir el potencial de la zona oeste de la ciudad, entonces aún segregada por los talleres de Feve y su playa de vías y con apenas un puñado de casas viejas y malas al pie de Fuente de la Plata. En aquel momento inició la promoción de una serie de bloques de viviendas entre Pórticos, Vallobín o Concinos, que constituyeron casi la única oferta de pisos asequibles en un momento en el que el PGOU no soñaba aún las expansiones de La Corredoria o La Florida.

Con olfato, adquirió nuevos terrenos en la zona en previsión de la mejora que la operación de Cinturón Verde o los cambios en el ordenamiento urbanístico supondrían para la falda del Naranco. Un negocio que no resultó.

Los pasos que siguió José Luis López le costaron un distanciamiento con el entonces alcalde, Gabino de Lorenzo. Participó en la compra de la parcela B-16 del polígono industrial de Olloniego, que luego revendió. El asunto aún colea en los tribunales.

El spa de La Florida

En esa operación participó con los Sáenz de Miera, como hizo en otras muchas desde el año 2005. Juntos promocionaron el spa de La Florida, que terminó quebrado y rescatado por el Ayuntamiento, el único de todos que recibió una compensación económica de las arcas municipales.

También con los Sáenz de Miera formó Verde Oviedo, la promotora del plan de San Claudio-La Cruz Santa, para trescientos pisos. La empresa sobrevivía en medio de la crisis y llegó a plantear un nuevo diseño para la promoción de San Claudio, hasta que el jurado fijó en 2014 el justiprecio de Loma del Canto I, unos de esos terrenos adquiridos en la bonanza. Fue el último clavo. José Luis López cerró las oficinas de la losa. Urvisa fue liquidada ese mismo verano.