El Comercio

Ayuntamiento y el Principado negocian la gestión de la recaudación ejecutiva y una posible cesión de la del IAE

  • El Ente Tributario del Principado pide una estimación y clasificación de los cargos que haya en vía de apremio para calcular sus costes

Ayuntamiento y Principado mantuvieron ayer un encuentro en la Consejería de Hacienda, asistidos por técnicos de ambas partes, para ver si el Ente Tributario del Principado de Asturias puede ser la solución «a un problema muy grave que tenemos ahí», según expuso el alcalde, Wenceslao López. ¿Quién asumirá la recaudación de los derechos municipales a partir del 1 de enero después de que, en medidas cautelares, se haya suspendido la oposición de los interinos con los que se pretendía atender el servicio? Los planes del equipo de gobierno son ceder, temporalmente al menos, la recaudación en vía ejecutiva al ente y atender los cobros en periodo voluntario con personal propio del Ayuntamiento. «Hemos constatado su viabilidad», apuntó el concejal de Economía, Rubén Rosón, pero eso no quiere decir que sea la opción preferida por el ente.

«No hay problemas técnicos, los programas informáticos son compatibles y hay otros ayuntamientos (integrados en el ente) que usan el nuestro», señaló Rosón, acerca de uno de los temores que había en la 'casa'. Y no uno infundado. Cuando el PP privatizó con Gestión de Ingresos (Aquagest) la recaudación, las bases de datos quedaron destrozadas y se generaron miles de reclamaciones.

Rosón detalló que el Principado ha pedido una estimación y clasificación de los derechos en vía ejecutiva para poder estimar el volumen de trabajo que le supondrían y sus costes. A la vía ejecutiva o de apremio van todos los ingresos que no se abonan dentro del plazo marcado. Una masa en la que entran multas impagadas, pero también personas o empresas que ante una liquidación de un impuesto 'gordo' se acogen a un fraccionamiento del pago o se les embarga una parte de sus rentas desde hace años. La intención municipal es que esos procedimientos de cobro ya iniciados sigan en manos del Ayuntamiento y que el Principado solo asuma los que caigan nuevos en vía de apremio.

Al ente no le acaba de convencer la música. Oviedo es el único municipio de Asturias donde no se encarga de la recaudación y coger una parte pequeña y laboriosa de la misma no hace especial ilusión. Fuentes del equipo de gobierno apuntaron la posibilidad de 'compensar' el esfuerzo del entre con la cesión de «algún impuesto en voluntaria». El elegido sería el IAE, con pocos contribuyentes y una recaudación elevada que permitirían cobrando un porcentaje de la misma, generar ingresos para el organismo dependiente de la Consejería de Hacienda.