El Comercio

El comité de TUA mantiene los paros a partir de mañana tras fracasar la negociación

  • La federación de transporte de CC OO considera que las medidas son «desproporcionadas» y se desmarca de las protestas planteadas

Después de casi nueve horas de reunión, el comité de empresa y TUA no lograron ayer llegar a un entendimiento en su reunión en el Servicio Asturiano de Solución Extrajudicial de Conflictos (SASEC) y los trabajadores mantienen la convocatoria de paros parciales a partir de mañana. Lo harán sin el respaldo de la federación de Transporte de CC OO que se descolgó de las protestas por «desproporcionadas», según el responsable de transporte por carretera del sindicato, Manuel García.

Hoy se celebrará una asamblea de trabajadores para informar de la falta de avances en la negociación con la empresa y que será quien tenga la última palabra. «Se hará lo que digan los trabajadores», insistieron desde el comité de empresa. También, en la «falta de disposición» de TUA a negociar la aplicación de un real decreto de 2007 que establece descansos de treinta minutos en jornadas de conducción de más de seis horas y de cuarenta y cinco minutos, en las de más de nueve. «Llevamos tres meses intentando que hagan una propuesta y no hay manera», señalaron las misma fuentes.

La concesionaria del servicio de Transporte, a través de un portavoz, volvió a recalcar que cumple la legislación laboral, también en materia de descansos desde hace años, y su extrañeza por que las reclamaciones del comité lleguen nueve años después de la publicación del real decreto. Las mismas fuentes señalaron que TUA tiene su propio acuerdo en materia de descansos y que los trabajadores no han llevado a los tribunales sus pretensiones.

Tal vez la clave esté en la propia dificultad que han encontrado trabajadores y empresa para mantener el servicio pese a los paros. Serán de media hora entre las 9 y las 11 horas en el turno de mañana y entre las 17 y las 19 horas, en el de tardes. En principio, se harán en las cabeceras de línea, pero nadie sabe muy bien si los viajeros o el propio conductor tendrán que quedarse en el autobús. García destacó la dificultad de aplicar el descanso del real decreto y señaló que el servicio en Avilés, tiene una sentencia favorable que no se aplica y «no va a la huelga», una que en Oviedo, «puede estar mal convocada», insistió.