El Comercio

Contratación rechaza la solvencia de Can Mar y adjudicará la perrera a la clínica Quirós

  • El Ayuntamiento ya se ha puesto en contacto con la otra empresa interesada en la gestión del servicio de retirada de animales

El equipo de gobierno estaba atado de pies y manos. A principios de mes, tras examinar las dos ofertas presentadas al contrato para la gestión de la perrera, los técnicos concluyeron que la más ventajosa era la presentada por Covadonga Beatriz Vergara, de Can Mar, una empresa de adiestramiento de animales de Siero y contra la que las asociaciones animalistas tenían muchos recelos. Hubo protestas e incluso una manifestación y la concejal de Sanidad, Mercedes González, solo pudo comprometerse a llevar «una vigilancia extrema» sobre el servicio. No había nada más que hacer: la oferta de Can Mar rebajaba el precio del contrato un 12% y cumplía todas las cláusulas. Casi un mes más tarde, la empresa, sin embargo, no ha podido acreditar la solvencia técnica que exigían las bases por lo que ha quedado descartada por los técnicos de Contratación.

El Ayuntamiento, de hecho, ya ha contactado con la única otra empresa interesada en llevar el servicio, la clínica veterinaria Quirós, para proponerle la adjudicación del contrato para los próximos cuatro años. Claro que, al igual que la propuesta de Can Mar, deberá acreditar ahora la solvencia ante la oficina de Contratación.

El nuevo contrato pone el acento en el fomento de la adopción, obliga a subrogar a los seis trabajadores actuales y compromete al adjudicatario a llevar y entregar un registro semanal con los animales que entran en el albergue, los que salen en adopción y aquellos que se propone sacrificar.