El Comercio

CSI llevará a la Fiscalía la venta de vino en el cuartel de Bomberos

  • Considera «gravísimo» que el jefe del servicio admita haber autorizado «un negocio privado» de distribución de vinos en instalaciones municipales

El bombero y delegado de Corriente Sindical de Izquierdas (CSI), Miguel Ordóñez Lorenzana, anunció ayer que su sindicato va a interponer una denuncia ante la Fiscalía por la venta y distribución de vino por parte de personal de bomberos utilizando instalaciones municipales. Ordóñez consideró «gravísimo» que se utilicen dependencias públicas al margen de cualquier procedimiento para «un negocio privado». Criticó duramente al concejal del área, Ricardo Fernández, al que comunicó estos hechos en febrero y no hizo nada. «Lo normal era abrir un expediente informativo». En cambio, cuando ante su inacción el sindicato hizo pública la denuncia, «es cuando dice que cogió una caja de vino y encargó otra».

Es «terrible», subrayó, y más que haya dicho que el vino se lo ofreció un miembro del cuerpo. Recordó también que «en una actitud ruín y cobarde», Fernández dictó una instrucción recordando la prohibición de consumir alcohol hace un mes, «criminalizando a todo el servicio», en lugar de «hacer su trabajo y, si detecta un problema, atajarlo».

En el reparto de críticas cargó también contra el jefe interino del servicio, «que dice que ni compra ni vende, que solo autoriza. Solo faltaba. Han hecho lo mismo que Agustín de Luis cuando abrió una cantina y puso a una policía de camarera».

Preguntado por quién está al frente de este 'negocio', Ordóñez instó a preguntarle «al concejal que ha dicho que ha comprado» y sostuvo que tanto él como el jefe interino «lo saben, pero no lo quieren contar. Tampoco cuánto dinero se ganó ni a cambio de qué se autorizó a estas personas a dedicarse a estas gestiones» como encargar el vino a bodegas El Peso, de Logroño.