El Comercio

Tres días buscando a la joven Yuheidy Vargas

La joven, con su abuela y su tío, tras su aparición en la comisaría de la Policía Nacional de Gijón.
La joven, con su abuela y su tío, tras su aparición en la comisaría de la Policía Nacional de Gijón. / FOTO RTPA
  • Los familiares le perdieron la pista tras salir de una discoteca de El Antiguo y temían que su marcha fuera forzada, pero se había ido a la ciudad vecina

  • Una ovetense se presenta en una comisaría de Gijón después de que su familia denunciara su desaparición

Yuheidy Vargas apareció ayer en la comisaría de la Policía Nacional de Gijón. Su familia llevaba desde el domingo buscándola después de que decidiera irse a casa tras una noche de fiesta. Pero nunca llegó a su hogar y sus allegados temían lo peor. A última hora de la tarde de ayer respiraron aliviados: la joven se había ido con otra chica que había conocido esa misma noche a Gijón. «No sabe cómo llegó, si en coche o autobús. Solo está desorientada por los efectos del alcohol. Preguntó en Gijón dónde estaba la comisaría y se presentó ella misma», comentaban ayer sus familiares.

Vargas tiene veinte años y estaba en paradero desconocido desde la madrugada del domingo. Su familia le perdió la pista tras pasar una noche de fiesta en la discoteca 'Living' de la calle Jesús, en el Oviedo Antiguo. «Yuheidy se fue primero y se supone que iba para casa», relataba ayer Coraima Rodríguez, tía de la joven. Ella, junto a dos tíos más y un grupo de amigos de la desaparecida salieron la noche del sábado, como suelen hacer normalmente. En un momento dado, Yuheidy decidió retirarse. Eran las cinco y media de la madrugada del sábado al domingo. «Nosotros no supimos nada de ella durante todo el domingo y nos empezamos a preocupar cuando no respondía a las llamadas de teléfono ni a los mensajes de whatsapp», contaba ayer Billy Urbáez, otro de sus tíos. La preocupación aumentó y se tornó en desesperación este mismo lunes, cuando el móvil de Yuheidy dejó de estar operativo.

En ese momento, comenzó el calvario. «Llamamos a sus amigas para ver si sabían algo de ella, acudimos también al hospital por si había noticias y terminamos en Comisaría denunciando su desaparición», explicó Coraima Rodríguez. La Jefatura Superior de Policía de Asturias se hizo cargo de la investigación, en concreto la Policía Judicial que puso en marcha el protocolo que se aplica en estos casos y dio aviso de la desaparición a nivel nacional, a través de las Comisarías de Policía de toda España.

A la vez, los familiares colocaron carteles por toda la ciudad indicando la ropa que llevaba: un vestido rojo, unos playeros negros y una cazadora también negra. Carteles que ya no necesitan porqueYuheidy Vargas pidió algo de ropa a esa joven que conoció la noche del sábado, con la que fue a Gijón, y se presentó en la comisaría. «Está bien, solo desorientada», aseguraban sus familiares.