El Comercio

PP y Ciudadanos fuerzan un pleno extraordinario sobre la recaudación

  • Antuña acusa a Somos de solo preocuparse «por la cartelería o colocar a cuentacuentos amigos» y de no saber qué hacer con el cobro de tributos

PP y Ciudadanos forzarán la celebración de un pleno extraordinario sobre la situación de la recaudación. Los dos grupos municipales hicieron oficial ayer su acuerdo, que la formación naranja buscaba desde el viernes, para con la firma de sus trece concejales obligar al equipo de gobierno a convocar una sesión monográfica sobre la situación del servicio después de que los tribunales paralizasen cautelarmente las oposiciones del personal que debía asumir las gestiones a partir del 1 de enero. El alcalde tendrá quince días para fijar la fecha o deberá celebrarlo en los 10 siguientes al final de este plazo, pero solo cuentan los hábiles. Si Wenceslao López se pone tozudo, el pleno no se celebraría hasta enero.

En parte por ello, el concejal de Ciudadanos, Luis Zaragoza, animó ayer al equipo de gobierno a convocar cuanto antes la sesión «para dar toda la información, esa transparencia de la que presumen, y una solución a este grave problema». Zaragoza agradeció al PP que se «haya sumado a esta iniciativa», se mostró «muy pesimista» ante la situación, «porque no han hechos sus deberes»: acusó al gobierno local de no tener ni los informes técnicos precisos, «ni los trabajadores, ni el local». «Nos llevan a una situación caótica», concluyó.

Lo del local es cierto a medias, lo del caos que han producido las medidas cautelares parece más tangible. Protocolo comenzó esta semana a vaciar el salón de recepciones, donde en teoría se iba a habilitar la oficina de Recaudación y los trabajadores cuyas oposiciones se han suspendido. De hecho, el mobiliario está comprado y las bodas de este fin de semana ya se celebrarán en el salón de Plenos. Todo está en el aire a expensas de un acuerdo con el Ente Tributario del Principado de Asturias.

La reunión de esta semana entre las dos partes «fue nula, siendo optimistas», valoró el portavoz adjunto del PP, Gerardo Antuña, porque el equipo de gobierno se presentó sin informes ni datos. El concejal popular sostuvo que «algunos de los grupos del gobierno sabe que camina hacia el abismo» y, por eso, añadió, es importante conocer su voto en el Pleno. Lo dijo en referencia a IU, a quien Ciudadanos también ve dudar en las «comisiones», pero su concejal Iván Álvarez negó la mayor y recalcó el compromiso de su grupo con la recuperación de la gestión pública del servicio y con personal municipal en cuanto ello sea posible.

Lo que sigue sin saberse es cómo. Aunque el equipo de gobierno quiere que el ente lleve la recaudación en ejecutiva y asignar personal propio para la voluntaria, todo sigue sin estar cerrado. «Queremos saber quiénes, con qué personal y con qué costes va a llevar la recaudación en enero», exigió Antuña, que acusó a Somos de «estar más preocupado de la cartelería o de colocar a cuentacuentos amigos» que «de un servicio fundamental». Uno, insistió Zaragaza, con el que «no saben a dónde nos llevan y eso es gravísimo».

Fuentes de Alcaldía mostraron ayer su malestar con Ciudadanos y afirmaron ayer que el alcalde, Wenceslao López, ofreció a su portavoz, Luis Pacho, «toda la información» sobre el proceso y la situación en la que quedan los planes de remunicipalización del servicio el pasado viernes.

Temas