El Comercio

Comerciantes y vecinos de El Cristo exigen que no haya derribos en el HUCA

La cafetería es uno de los edificios con posibles usos provisionales.
La cafetería es uno de los edificios con posibles usos provisionales. / M. R.
  • Presentan una propuesta en el proceso participativo para definir el área que incluye una ciudad universitaria, de la justicia, un recinto ferial y un hospital de dependientes

Los vecinos y comerciantes de El Cristo integrados en la asociación que se extiende a Montecerrao, Llamaquique y Buenavista pisaron ayer los edificios abandonados del antiguo Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). Ellos, con su presidente Ramón del Fresno a la cabeza, habían solicitado participar en una de las visitas proyectadas dentro del proceso de participación ciudadana para definir el futuro del área, organizado por el Ayuntamiento. Lo pidieron y así fue concedido, aunque no buscaban inspiración para sus propuestas que ya tienen más que claras. Lo que querían era entregar formalmente el plan que ya tiene listo, dicen, «desde hace 15 años».

Los planes del colectivo pasan por mantener en pie todos y cada uno de los edificios que forman el recinto del antiguo HUCA. «No queremos ningún derribo. No hay nada que tirar, nada», sostienen mientras que de paso reclaman más libertad en el proceso participativo. Lo dicen porque la premisa de la que parte este trámite ya tiene en cuenta que algunos edificios tienen daños estructurales cuya reparación tendría un coste demasiado elevado. «Deberíamos poder visitar todos y cada uno de los edificios y presentar nuestras propuestas que luego analizarán los técnicos; debería ser así y no al revés», reprochó Del Fresno.

No disimulan desde el colectivo la urgencia que les apremia. Desde que el hospital se mudara a La Cadellada «esto se murió de un día para otro. El Cristo está enfermo, intoxicado. Es un desierto y cada día va a peor», reconocen. Por eso rechazan que se derribe algún inmueble y que se destinen a usos sociales. «Llevamos 15 años trabajando en el proyecto que ahora presentamos. Son ideas trabajadas que obedecen a necesidades y no a ocurrencias», insisten los vecinos.

Necesidades

Ese trabajo que ayer entregaron formalmente a la empresa encargada de liderar el proceso de participación ciudadana incluye la creación de una ciudad universitaria, concentrando las facultades, una ciudad de la Justicia, un hospital de dependientes, un recinto ferial, una residencia de mayores, un centro social y una escuela infantil. Aseguran que hay sitio para todo y que son necesidades no solo de los barrios que rodean al área sino «de toda la ciudad y del Principado. Hemos tenido en cuenta la capitalidad de Oviedo», garantizan. No quieren tampoco zonas verdes, «que nos sobran», aunque sí áreas de descanso para mayores y niños que se integren en todo ese gran proyecto que proponen los vecinos. «Solo defendemos que se dé vida a lo que hay y que se dejen de grandes proyectos», concluyó Del Fresno.

Temas