El Comercio

Huertos para 'plantar' integración

Ahmed El Barhmi, con los escolares del colegio Amor de Dios, en un momento de la visita.
Ahmed El Barhmi, con los escolares del colegio Amor de Dios, en un momento de la visita. / MARIO ROJAS
  • Escolares del Amor de Dios visitan los espacios de Asturias Acoge en el Fundoma

«¿Qué es esa cosa que parece madera?», preguntó con interés Diego López, de siete años, nada más acercarse a la mesa en la que una amplia variedad de hortalizas y verduras daban la bienvenida a cincuenta alumnos del colegio Amor de Dios en un local de la sede de la Fundación Orfanato Minero (Fundoma). La respuesta se la dio Ahmed El Barhmi: «Es jengibre».

Este marroquí es uno de los doce inmigrantes que gestionan los huertos urbanos que acoge el Fundoma como un proyecto de integración encabezado por Asturias Acoge. La iniciativa se complementa con la vista de escolares. «Se busca que los niños conozcan dónde crecen los vegetales, cómo es el recorrido de una semilla hasta que germina y trabajar sobre una alimentación saludable», explicó la concejala de Educación, Mercedes González, durante la visita de los pequeños.

Ayer fue el turno del colegio Amor de Dios. Participaron cincuenta niños de Segundo de Primaria que se dividieron en dos grupos, veinticinco cada uno, para disfrutar de una mañana de huerta.

Los maestros de ceremonia fueron tres inmigrantes de Asturias Acoge. Según explicó la edil de Somos, con esta iniciativa se busca que los escolares se acerquen también a la población inmigrante.

Durante este primer trimestre serán cinco los centros escolares que pasarán por estas instalaciones ecológicas. Tres ya lo han hecho y faltan otros dos más. En abril se retomarán de nuevo las visitas, una vez finalice el invierno.

Juegos y adivinanzas

Los escolares del Amor de Dios disfrutaron ayer de una jornada que discurrió entre la plantación de lechugas, que se llevaron a su casa a modo de recuerdo, juegos y adivinanzas para demostrar sus conocimientos sobre el mundo vegetal. Algunos jugaban con ventaja en el tema de la siembra: «Yo planto lechugas en mi pueblo y sobre todo calabacines y patatas», explicó Diego López.

Otra cosa fueron las adivinanzas: «Verde muy verde de chico fui y cuando crecí sin vergüenza colorado me volví». Los pequeños no atinaron mucho. «Cebollas», «repollo» o «berenjena» fueron sus respuestas. Nadie adivinó que se hablaba del tomate.

Temas