El Comercio

Diez meses de prisión para el hombre que simuló ser menor para lograr fotos de una niña

  • El juez también impone el pago de una indemnización de 2.000 euros para la niña. No podrá tampoco el acusado desempeñar cualquier actividad o cargo relacionado con menores durante el tiempo de la condena

El hombre acusado por simular ser menor de edad para conseguir fotos eróticas de una niña de tan solo 13 años ha sido condenado a diez meses de prisión. Es la pena que solicitaba el Ministerio Fiscal para el procesado que ni siquiera se presentó al juicio celebrado el pasado mes en el Juzgado de lo Penal número 3. La sala decidió celebrar la vista oral sin su presencia, algo posible al enfrentarse a una pena menor a dos años de cárcel.

El magistrado titular del juzgado considera probado que el hombre engañó a la menor para lograr imágenes de contenido erótico y le condena por un delito de corrupción de menores. El juez también impone el pago de una indemnización de 2.000 euros para la niña. No podrá tampoco el acusado desempeñar cualquier actividad o cargo relacionado con menores durante el tiempo de la condena. Por último, el procesado tiene una orden de alejamiento de la menor durante un año. No podrá acercarse a ella a menos de 500 metros, tampoco a su casa ni a su lugar de estudio y de esparcimiento.

El Ministerio Fiscal sostuvo que el acusado entró en un grupo denominado 'Los mejores Abrahamers', donde charlaban seguidores del cantante Abraham Mateo, en su mayoría adolescentes. Mediante ese grupo de móvil, el procesado logró contactar con su víctima. Intimó con ella, señalaba el escrito de acusación del fiscal que el juez ha asumido como propio, haciéndose pasar por un menor de quince años. Llegó incluso a enviar a la menor una foto de un chico joven como si fuera él mismo. Usó esa treta para embaucarla diciéndole que estaba muy enamorado de ella y pidiéndole que le enviara fotos desnuda de contenido erótico. «Pese a las reiteradas negativas de la menor, el acusado consiguió que la niña se grabara tres vídeos, mostrando partes desnudas de su cuerpo», relató el fiscal.

Durante la vista oral celebrada a puerta cerrada, el abogado defensor alegó que no quedaba demostrada la culpabilidad de su cliente, que no había prueba suficiente para determinar que los mensajes persuadiendo a la menor fueran escritos por él. No obstante tras la declaración de la menor, su madre y los agentes de la Policía Nacional encargados de la investigación que se desarrolló a comienzos de marzo de 2015, el juez ha impuesto la condena. Contra el fallo cabe recurso.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate