El Comercio
La 'zona cero' del incendio ha sido declarada área contaminada por amianto.
La 'zona cero' del incendio ha sido declarada área contaminada por amianto. / ALEX PIÑA

El Principado declara zona contaminada por amianto el solar del bazar incendiado en Oviedo

  • Los agentes retomarán la investigación para conocer las causas del fuego una vez que el terreno esté descontaminado

  • Técnicos de Riegos Laborales prohíben el acceso de la Policía Científica a la nave de Pumarín

Los técnicos del Instituto Asturiano de Prevención de Riesgos Laborales, dependiente del Principado, han declarado zona contaminada los restos del almacén del bazar chino incendiado hace ocho días en el número 36 de la avenida de Pumarín. La causa ha sido la presencia de amianto procedente del techo que recubría la estructura del local siniestrado.

La decisión de los técnicos de Riesgos Laborales afecta directamente a la investigación que lleva a cabo la brigada de la Policía Científica para determinar las causas que originaron el incendio en el bazar chino. Los agentes no podrán regresar al lugar del suceso hasta que no se «descontamine».

«El desescombro del bazar no comenzará hasta que no lo autoricen los técnicos», explicó Alberto Fernández, administrador de la comunidad de propietarios del edificio afectado por el incendio. La Científica ha tenido que dejar sus labores en el entorno de la 'zona cero' y no las retomará hasta que no reciban la orden de entrada. «Puede que la próxima semana», aventuró Fernández.

La última decisión la tomarán los técnicos responsables, pendientes a su vez de la decisión de los peritos. «Se tienen que poner de acuerdo los seguros», explicó el administrador de la finca. Estos son: el seguro de la propiedad de local incendiado, el contratado por los inquilinos del bazar y el de la comunidad de propietarios. «Las labores de desescombro serán muy costosas económicamente», reiteró Alberto Fernández. Lo serán porque se debe de contratar a una empresa homologada que garantice la seguridad de las tareas de desescombro y porque los trabajos tienen que realizarse a mano bajo la supervisión de la Policía Científica con el objetivo de no destruir ninguna prueba de la investigación que sea esencial para conocer las causas del incendio.

Tranquilidad a los vecinos

A pesar de lo impactante de declarar la zona contaminada, los vecinos del inmueble afectado por el incendio del pasado jueves pueden estar tranquilos. «El amianto no influye en la vuelta a sus casas», aseguró Alberto Fernández. La explicación radica en que el simple hecho de estar en contacto con este material no supone un riesgo para la salud.

Una vivienda precintada.

Una vivienda precintada.

La situación cambia cuando se manipula el amianto y ello será inevitable en el momento en que se inicien las labores de desescombro del techo y la estructura del bazar incendiado. «Se asegurará el proceso para evitar la pulverización del material y los riesgos que ello conlleva», explicó en su día a los vecinos del inmueble el responsable del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento, Luis Díaz Montes. El amianto puede provocar enfermedades del aparato respiratorio, la más grave es el cáncer de pulmón.

De ahí que las labores de desescombro las tenga que realizar una empresa autorizada y homologada para manipular este material altamente tóxico si se inhala o se mantiene un contacto prolongado en el tiempo con él. La empresa deberá de trabajar con equipos anticontaminantes y el transporte de los materiales que se vayan retirando deberá realizarse con camiones cerrados herméticamente que eviten la propagación de las partículas de amianto a la atmósfera.

Prohibido desde 2001

El uso del amianto como material de construcción quedó totalmente prohibido en España hace dieciséis años. Sin embargo, esta prohibición no tuvo carácter retroactivo por lo que aún quedan edificaciones con amianto realizadas con anterioridad a la normativa de 2001.

Es el caso del techo del almacén del bazar chino, de la avenida de Pumarín, pasto de las llamas el pasado 9 de febrero. Ahora solo queda esperar a que se dé la autorización pertinente y una empresa especializada inicie las labores de desescombro del lugar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate