El Comercio

El Ayuntamiento deniega al Arzobispado la reforma de la casa rectoral del Naranco

La casa rectoral que el Arzobispado quiere reformar se ubica junto a Santa María del Naranco.
La casa rectoral que el Arzobispado quiere reformar se ubica junto a Santa María del Naranco. / ALEX PIÑA
  • No concede permiso para construir una vivienda unifamiliar en el inmueble ubicado a pocos metros de Santa María del Naranco

No habrá reforma en la casa rectoral del Naranco. Más bien todo lo contrario, el edificio está más cerca de la demolición que de su transformación en una vivienda unifamiliar como pretendía el Arzobispado. El Ayuntamiento acaba de denegar la petición para reconvertir ese edificio, ubicado a pocos metros de Santa María del Naranco. Dice 'no', basándose en un informe emitido por el Consejo de Patrimonio Cultural, según informó ayer TPA.

Ese enclave privilegiado donde se encuentra la antigua casa rectoral del Naranco forma parte del entorno de protección de los monumentos prerrománicos situados en la falda del monte. La distancia entre la casa y Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo se cuenta en pasos, algo con valor, pero también con restricciones a la hora de acometer cualquier tipo de intervención urbanística. La que pretendía en este caso el Arzobispado aspiraba a reconstruir ese edificio como una vivienda unifamiliar con dos garajes, lavandería, almacén, cuatro baños y tres dormitorios. En total, tendría 189 metros útiles con semisótano, planta baja, primera planta y bajo cubierta.

De llegar a hacerse, algo que ha quedado descartado al menos de momento, la casa tendría un precio de más de 600.000 euros, según estimaciones del mercado inmobiliario actual.

Cambio de uso

Dos han sido los motivos esgrimidos por el Consejo de Patrimonio Cultural de Asturias para descartar el proyecto presentado por el Arzobispado. Por un lado porque forma parte de un conjunto histórico en una zona entorno con especial protección. De permitir la reforma se incumpliría el artículo 58 de la Ley de Patrimonio Cultural, que especifica que en esas áreas protegidas no se puede alterar el carácter arquitectónico de la zona. Así lo señaló el Consejo de Patrimonio en la última reunión celebrada el pasado 9 de febrero

Por otro lado, el informe también recuerda que aunque con uso religioso, el edificio tiene carácter público y no puede cambiar de repente a uso residencial con carácter privado. Ese informe recuerda que Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo son Patrimonio Mundial de la Humanidad la UNESCO. Por si fuera poco, el Ayuntamiento señala que el edificio se encuentra en ruina y propone su demolición.

Hace unos años, un particular peleó en la vía judicial la construcción de un chalé a tan solo 98 metros de distancia de Santa María del Naranco. El PGOU, ratificado por la CUOTA, calificaba la parcela junto al monumento como urbanizable y el TSJA terminó rechazando el recurso de la Consejería de Cultura para evitar que se construyera la casa junto a los monumentos prerrománicos. El proceso judicial se alargó durante años.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate