Oviedo despide a Adolfo Barthe Aza, «un hombre íntegro y honesto que deja huella en la ciudad»

fotogalería

Mercedes García de Castro, la viuda de Barthe Aza, recibe el pésame en la iglesia del Corazón de María / Piña

  • La iglesia del Sagrado Corazón de María se queda pequeña ante las decenas de amigos y pacientes que quisieron acompañar a la familia del dermatólogo fallecido a los 87 años

A las doce de este mediodía no había ni un hueco en la iglesia del Sagrado Corazón de María, en la ovetense plaza de América, "lo que demuestra Adolfo Barthe Aza era un hombre muy querido y admirado", decía el párroco durante el emotivo funeral del dermatólogo, fallecido este fin de semana a los 87 años. Esta mañana Oviedo le ha despedido entre lágrimas y aplausos, porque quienes le conocieron coincidían en la integridad y honestidad del doctor. Siempre implicado en la vida social y cultural ovetense, la ciudad quiso darle un sentido último adiós que sonaba también a un gracias.

"Su paso por la vida ha dejado huella. Era un buen compañero y buen amigo, un referente de la vida política, social y cultural que ayudó a constituir la Fundación Premios Princesa que tanto ha dado a esta ciudad", insitió el párroco durante el funeral. Una de las hijas de Barthe Aza, Mercedes, quiso dar las gracias a todos los asistentes y a "quienes estos días nos han trasmitido su cariño. Mi padre tuvo una vida plena. Fue un excelente marido, padre y amigo. No encontramos palabras para describirle", dijo. La iglesia respondió con aplausos para Adolfo Barthe Aza, "un referente a imitar".

Temas