«Actuar en la casa rectoral del Naranco pondría en riesgo el sello de la Unesco»

La casa rectoral del Naranco se sitúa a pocos metros de Santa María del Naranco.
La casa rectoral del Naranco se sitúa a pocos metros de Santa María del Naranco. / ALEX PIÑA
  • El Arzobispado solicitó hace 18 meses permiso para construir una vivienda unifamiliar en el edificio vecino de Santa María del Naranco

A pocos metros de la majestuosidad del monumento de Santa María del Naranco hay una casa que rompe con esa armonía del perrománico. Es una casa con las ventanas rotas, llena de pintadas y en un evidente estado de abandono. Aunque podría ser la mejor casa de Oviedo.

El Arzobispado de Oviedo presentó un proyecto para su rehabilitación hace meses, pero se ha encontrado con una doble negativa: ni el Ayuntamiento ni el Consejo de Patrimonio Cultural han sido favorables al proceso. Es más, dicen que cualquier intervención urbanística en las inmediaciones de los monumentos «podría poner en peligro la catalogación como Patrimonio de la Humanidad de la Unesco».

Fue exactamente hace un año y medio cuando el Arzobispado presentó el proyecto ante el Ayuntamiento para obtener un permiso y rehabilitar el edificio que antaño fue la casa rectoral del Naranco. Basándose en el área, un «área urbanística a desarrollar en la que ese suelo está calificado como público destinado a zonas verdes», el Ayuntamiento rechazó ese permiso. No obstante, envió el proyecto al Consejo de Patrimonio Cultural al encontrarse en el área de protección de los monumentos prerrománicos de San Miguel de Lillo y Santa María del Naranco. Ahora acaba de conocerse que el criterio del Principado no difiere de lo dicho por el Consistorio.

«El informe de Patrimonio es tajante. Dice que está en el entorno de protección y que debe demolerse», cuenta el concejal de Urbanismo, Ignacio Fernández del Páramo. De hecho, hace ya tiempo, afirma, fue declarado en estado ruinoso. Solo podría el Arzobispado realizar en la edificación pequeñas obras de conservación y mantenimiento, según el criterio de las administraciones local y regional, que además es favorable a eliminar elementos en ese área. «El informe de Patrimonio advierte que los monumentos tienen la catalogación de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco y uno de los aspectos que más se mira para la concesión de ese sello es la presión urbanística sobre los monumentos. Se revisa cada cinco años y si hay cambios podrían excluir a Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo de la catalogación», relató Del Páramo.

El Arzobispado aspira a rehabilitar ese edificio como una vivienda unifamiliar con dos garajes, lavandería, almacén, cuatro baños y tres dormitorios. En total, tendría 189 metros útiles con semisótano, planta baja, primera planta y bajo cubierta. Y podría haberse interesado un comprador.

De llegar a hacerse, algo que ha quedado paralizado de momento, la casa tendría un precio de más de 600.000 euros, según estimaciones del mercado inmobiliario actual.

El arquitecto que presentó ese proyecto, Felipe Díaz de Miranda, asegura que se solicitaron indicaciones a ambas administraciones y que así se incluyeron en el proyecto. «El Ayuntamiento tardó más de ocho meses en enviar el proyecto a Cultura y allí estuvo otro tanto. Los técnicos consultados en su momento están jubilados, pero hicimos el proyecto de rehabilitación pura y dura acorde a las indicaciones que nos dieron», explica el arquitecto. De todas formas, expresaron desde el Arzobispado, todavía no pueden hacer una valoración del informe porque no ha llegado a sus manos. Será entonces cuando tomen una decisión sobre su próximo paso.