Elisa Fernández deja su acta de edil por el PP y entra José Ramón Pando

Elisa Fernández.
Elisa Fernández. / Mario Rojas
  • La concejala popular, una de las incorporaciones de Caunedo para este mandato, quiere optar a la dirección del unificado colegio Gesta

La concejala popular Elisa Fernández Rivas comunicará en las próximas horas al secretario general del Pleno su renuncia al acta de concejal que obtuvo en las pasadas elecciones. La edil, explicaron fuentes del grupo municipal, quiere optar a la dirección del unificado colegio Gesta y no puede dedicar el tiempo necesario a la actividad municipal. Su puesto en la Corporación lo ocupará José Ramón Pando, exconcejal de Urbanismo en el anterior mandato con Agustín Iglesias Caunedo como alcalde y siguiente nombre en la candidatura del PP a las elecciones.

El relevo en cualquier caso no se producirá hasta el mes de junio, ya que primero el Pleno tiene que tomar cuenta de la renuncia de Fernández y solicitar la acreditación correspondiente a la junta electoral para que José Ramón Pando -ahora asesor a jornada completa del grupo municipal- pueda volver a ser miembro de la Corporación en la siguiente sesión plenaria.

Elisa Fernández es diplomada en Magisterio con especialidad en Filología Inglesa y Postgrado en Lengua Asturiana. En el 2006 fue segundo Premio Nacional de Educación Vial. Fue, además, presidenta del Forum Europeo de Administradores de la Educación del Principado de Asturias en el bienio 2008-2010. También, mención especial en los premios Purificación Tomás por su trabajo relacionado con la igualdad de género en el ámbito rural. Es la actual directora del colegio Gesta II, que la Consejería de Educación está fusionando con Gesta I.

Caunedo incorporó a Fernández a su candidatura como número cuatro de una lista llena de caras nuevas y más o menos alejadas de la política. Tras la pérdida del gobierno local, el encaje del grupo municipal resultante no fue fácil. En esos días, Trinidad Ordiz, entonces concejal de gobierno en funciones, dimitió sin llegar a tomar posesión de su nueva acta de concejal. No fue el único problema. Fuentes del PP reconocen que se hizo «un equipo para gobernar», con muchos profesionales que ahora no pueden dedicar todo el tiempo necesario al Ayuntamiento.

En ese escenario, los ediles del PP pasaron meses extraños con acusaciones cruzadas de falta de compromiso. En marzo del año pasado, Elisa Fernández, se levantó del Pleno cuando tocaba votar una proposición sobre el derecho al aborto en contra de la que se había posicionado su grupo. Hubo bronca. No fue a más porque Caunedo la defendió públicamente y dio por buenas las explicaciones de esta, que siguió ejerciendo como portavoz en Educación de su grupo.

En el último Pleno ordinario tocaba hablar de la materia, con una proposición más sobre la LOMCE. La intervención la tuvo que leer Fernando Fernández-Ladreda. Elisa Fernández no pudo, por razones de trabajo, llegar a la sesión hasta casi las seis de la terde. Cosas así, serían las que posiblemente le han llevado a apartarse.

Temas