El Comercio

El Arca Santa tenía la plata «de color negro» y estaba carcomida

El Arca Santa  tenía la plata «de color negro» y estaba carcomida
/ El Arca Santa, antes de que empezara la restauración.
  • Los restauradores repondrán plata de la reliquia que fue retirada tras la explosión de 1934 y la protegerán con una capa de barniz

«Nunca había visto algo así, era negro. No se veía el color de la plata ni del oro, no se había limpiado nunca desde el 35». Con partes «como un colador», sin base y sin bisagras a causa de la voladura de la Cámara en 1934 y con galerías de carcoma llegó el Arca Santa a manos de la restauradora del Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE) Paz Navarro, que ayer participó en una rueda de prensa en la Sala Capitular de la Catedral para informar de cómo marcha la restauración de la reliquia.

El plan del equipo de intervención, compuesto por once personas de la empresa Taller de Arte Granda dirigidas por Navarro que trabajan en la restauración de la reliquia en una dependencia confidencial del complejo catedralicio, es terminar «a finales de julio». Para evitar que se vuelva a deteriorar, el Arca Santa será recubierta con una capa de protección de barniz nitrocelulósico, que debe renovarse al cabo de entre ocho y diez años. «Vamos a verla en todo su esplendor», resumió Navarro, que afirmó que «queda bastante» del Arca Santa original a pesar de la explosión de la Revolución de Octubre del 34; tiene un «valor incalculable». «Gómez Moreno no hizo un mal trabajo», señaló en referencia al orfebre andaluz que se encargó de reparar la reliquia en los años cuarenta.

La restauradora indicó que no se repondrá la base perdida de la caja «porque tiene que respirar la madera; si no, producimos humedad». Además, se repondrán unas pequeñas porciones de plata de la parte delantera del Arca que Gómez Moreno depositó en el Museo Arqueológico. También se volverá del derecho el texto en la base de la parte frontal, que está invertido, y se realizará un refuerzo de lámina de plata en las zonas que se encuentran desmenuzadas, como la del Pantocrátor.

Navarro detalló el proceso de restauración, que se encuentra en una fase intermedia tras haber arrancado en noviembre de 2016: ya se han realizado los estudios previos y ahora se está interviniendo en la base del Arca, después los trabajos seguirán por la tapa. Tras documentar la pieza, se realizaron varios análisis (biológicos, radiografías) y se decidió que debía desmontarse debido a que los materiales se encuentran muy unidos. Después se limpió con precisión, «incluso con goma de borrar», para luego volver a colocar las piezas sin que la madera se vea presionada.

También estuvieron presentes en la presentación el deán de la Catedral, Benito Gallego; el subdirector del IPCE, Carlos Jiménez; la directora general de Patrimonio, Otilia Requejo, y el viceconsejero de Cultura, Vicente Domínguez.

Tribunales

Domínguez, con «una norme irritación» desmintió las acusaciones de un orfebre de Valladolid, José Luis Alonso, que ha acudido al Juzgado porque entiende que le han copiado el plan de restauración del Arca. «Hay cero por ciento de plagio», aseguró el político, que encargó un informe a dos técnicos, los cuales determinaron que no hay parecido «formal ni estructural» entre los proyectos de Navarro y Alonso. Domínguez también reveló que el arqueólogo César García de Castro está elaborando una exhaustiva memoria histórico-artística de la reliquia.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate