El Comercio

«En una inundación hay que llevar una botella, no escrituras»

El terremoto de Ecuador de 2016, contado por Martín Cucalón.
El terremoto de Ecuador de 2016, contado por Martín Cucalón. / M. R.
  • La segunda jornada del congreso de bomberos se dedicó a cómo actuar ante catástrofes naturales

«Cuando hay un desastre como una inundación hay que llevar una botella de agua. La gente se lleva las escrituras y el collar de la abuela, con eso no te salvas». Ese fue el consejo, no por obvio menos necesario, más claro que dio ayer Alfonso Andrés, presidente del grupo de ingeniería del agua Inclam, en el Palacio de Congresos. Era la segunda jornada del Congreso Internacional de Prevención y Emergencias, con una mesa redonda dedicada a las catástrofes naturales.

El jefe de Bomberos de Guayaquil, Martín Cucalón, relató la «terrible» experiencia que sufrieron en el terremoto de Ecuador de abril de 2016, en el que fallecieron al menos 636 personas. Entonces se dieron cuenta de lo crucial de una buena organización «para salvar vidas», resumida en un lema: «Ser listos es estar listos». Relató que algunas personas, con intención de ayudar pero sin coordinación, supusieron un problema, mientras que otras solo fueron «a tomarse la foto». Las redes sociales se revelaron como una herramienta útil ante la caída de la red móvil: con ellas recibían las peticiones de ayuda de los ciudadanos y recabaron comida y ropa para las zonas que sufrieron la hecatombe.

También intervinieron Alfonso Lozano, oficial de Programas, que explicó el funcionamiento del mecanismo de Protección Civil europeo, del que forman parte 34 países, y el asesor del Ministerio del Interior Fernando Talavera. Este último incidió en la importancia de que los escolares «sepan protegerse» ante un terremoto o inundación y practicar primeros auxilios.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate