El Comercio

La fachada de Uría, 58, a punto de descubrirse

Los trabajos avanzan a buen ritmo en Uría,58.
Los trabajos avanzan a buen ritmo en Uría,58. / PIÑA
  • Dentro de un mes se retirará la lona que esconde el esqueleto desde que comenzó la reconstrucción

En Navidad, la calle Uría recuperará la normalidad. Antes de que los ovetenses coman las uvas, la empresa Pevida concluirá la reconstrucción del edificio que fue devorado por las llamas el 7 de abril de 2016. El número 58. Hasta que este momento llegue, los trabajos no cesarán. Un equipo de obreros se afana estos días en la colocación de la fachada. Las dos primeras plantas ya están restauradas y ahora están trabajando en la parte superior. «Aún falta rematar algunos detalles de carpintería», señala el arquitecto encargado de diseñar el nuevo edificio, Francisco Guisasola. Dentro de un mes, indica, se retirará la lona que ha cubierto el esqueleto desde que comenzasen los trabajos de reconstrucción para que los ovetenses observen de nuevo esta característica fachada, pintada en tonos naranjas con arcos y balaustrada de cuatro plantas.

Mientras todo esto ocurre de puertas para afuera, en el interior también prosiguen a buen ritmo los trabajos. Los planos 'dibujan' tres pisos con despachos diáfanos y otra planta donde residirá el propietario del inmueble, Carlos Espina.

En este 'nuevo' inmueble se apostará por el ahorro energético, aunque también habrá un toque clásico, ya que preservará la esencia que el arquitecto y padre el Oviedo burgués, Juan Miguel de la Guardia, proyectó allá por el siglo XIX.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate