El Comercio

El preso fugado de los calabozos de Oviedo ya huyó de una comisaría de Gijón en 2014

Vehículo de la Policía Local de Oviedo.
Vehículo de la Policía Local de Oviedo. / ÁLEX PIÑA
  • El hombre, ahora en búsqueda, escapó entonces por el falso techo de las dependencias policiales del Natahoyo

Continúa en búsqueda y captura el preso que huyó de los calabozos de la calle Juan Benito Argüelles, en Oviedo, el jueves. La Policía Nacional y la Local lo intentan localizar de forma incansable por la capital y por el resto de municipios Asturias. El dispositivo ya se ha ampliado a todo el país: ante la ausencia de noticias sobre su paradero, han enviado sus datos al resto de comisarías de España.

A. E. son las iniciales de este hombre de origen español y 37 años de edad. En el momento de la huida llevaba el pelo corto, vestía bermudas y una cazadora gris.Cuenta con antecedentes policiales por 36 detenciones anteriores. Y también tiene experiencia en fugas: fue el mismo que huyó de las gijonesas dependencias policiales de Natahoyo en 2014, según confirmaron fuentes vinculadas al caso.

En aquella sonada ocasión, el individuo escapó desde su celda por el falso techo, levantando una de las láminas y desplazándose hasta la zona de pasillos. Aprovechó la entrada de dos agentes, que habían sido llamados por otro detenido para ir al baño, para escabullirse por la puerta y encerrarlos en su interior. Cuando llegó a la sala de seguridad, pasó el dispositivo de apertura y huyó. Fue detenido seis horas más tarde en el barrio gijonés de La Calzada.

Ahora lleva tres días fugado. El jueves fue condenado por la justicia asturiana a cumplir una pena de prisión por haber entrado a robar a casa de su expareja. Esta no era la primera vez que cometía un hurto, ya que en su expediente policial constan varios delitos con uso de fuerza y violencia y tráfico de drogas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate