El Comercio

La empresa que sobrevoló Santullano con un dron defiende que «es legal»

  • Falcon Air Academy recurrirá la carta que el ministerio le ha enviado para informarle de la apertura de un expediente sancionador

El Ayuntamiento decidió el año pasado sacar fotos y vídeos aéreos de Santullano. Contrató a una empresa gijonesa especializada en estos temas, Falcon Air Academy, y el 11 de agosto un dron sobrevoló la zona. Este acto fue denunciado días más parte por la asociación Dronastur, liderada por Pelayo Álvarez-Valle, al considerar la actividad «ilegal». Ahora, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (dependiente del Ministerio de Fomento) ha iniciado un expediente sancionador para analizar si esta sociedad cometió alguna irregularidad con este planeo. En caso afirmativo se sancionará a la sociedad «con 3.000 euros al tratarse de una sanción leve», explicó ayer el director de Formación de esta entidad, Manuel Antonio Díaz.

Defendió con firmeza que el uso del dron «fue legal» y que durante la mañana en la que se desarrolló esta actividad solo se sobrevoló «la mediana» de Santullano. «Vamos a alegar la carta que nos envió la agencia porque en la normativa no se menciona nada de que sea ilegal planear sobre una carretera. Nosotros conocemos perfectamente tanto los reglamentos de naves no pilotadas como las pilotadas y ese día tuvimos en cuenta todos los parámetros necesario» para iniciar el ascenso.

De esta forma, Falcon Air Academy negó las acusaciones de Pelayo Álvarez-Valle, que alegó que esta es una «empresa que está dando formación en la Universidad de Oviedo, diciendo a los pilotos que no pueden sobrevolar una carretera y luego lo hacen ellos». Por esta razón recurrió al organismo estatal.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate