El Comercio

«Es un honor llevar esta capa»

Todos los asistentes a este acto en la plaza del Ayuntamiento, después de la recepción por parte del concejal Ricardo Fernández.
Todos los asistentes a este acto en la plaza del Ayuntamiento, después de la recepción por parte del concejal Ricardo Fernández. / FOTOS DE MARIO ROJAS
  • Quince grupos participan en el desfile por las calles de Oviedo y el acto en Trascorrales, donde se homenajeó a los fallecidos Armando Álvarez y Adolfo Barthe Aza

  • El rector de la Universidad se incorpora «emocionado» a la Cofradía de los Quesos

Tras cinco años sin celebrar un Gran Capítulo, ayer se recuperó la tradición por todo lo alto. Los miembros de la Cofradía de los Quesos fueron los anfitriones en un día donde este producto fue el protagonista indiscutible y que contó con la asistencia de numerosos invitados, todos amantes de la buena mesa. Pese a la soleada jornada, lucieron sus características capas y boinas en el desfile por las calles del centro de la ciudad y la misa en el monasterio de Las Pelayas antes de degustar una comida en la plaza de Trascorrales. También sudaron la gota gorda los miembros de la Real Banda de Gaitas de Ciudad de Oviedo, encargados de poner el toque musical a una jornada tan calurosa como festiva.

Una quincena de cofradías venidas de varios puntos de Asturias, alguna incluso fuera de la región -entre las que estaba la del Hojaldre de Torrelavega, la del Desarme de Oviedo, la del vino de Cangas y la del Colesterol «del bueno» de Avilés- acompañaron a los más de cincuenta miembros de la asociación gastronómica en su día grande, que arrancó a las diez de la mañana en La Gran Taberna de Porlier. Allí los asistentes degustaron los primeros quesos del día y después se dirigieron al monasterio benedictino para, a continuación, reunirse con el concejal de Seguridad Ciudadana, Ricardo Fernández, en el Salón de Plenos.

Allí, el edil socialista fue el encargado de recibir a los invitado y animó tanto al cofrade mayor, Antonio Bascarán, como al resto de miembros de la cofradía a continuar con esta tradición durante muchos años más. «Oviedo tiene que ser la sede de este tipo de celebraciones, ya que comparten las tradiciones. Espero que las cofradías se sientan a gusto en Oviedo», destacó.

Una vez pasado el momento institucional, el protagonismo se lo llevó Santiago García Granda. El rector de la Universidad de Oviedo fue nombrado cofrade de honor en un acto en la plaza de Trascorrales. Confesó sentirse «abrumado» y «emocionado» porque sus antecesores, Juan Vázquez y Vicente Gotor, entre otras 26 personalidades, portaron esta capa y montera con un brío característico y también porque se reconocía su labor al frente de la institución académica. «Es un honor que me hayan dado esta distinción. Mis méritos para obtener esta condecoración son escasos, ya que solo soy un amante de la buena mesa», aseveró.

Un emocionado recuerdo

La Cofradía de los Quesos vivió en los últimos meses dos bajas de relevancia. El médico Adolfo Barthe Aza y Armando Álvarez fallecieron hace meses, dejando en la asociación gastronómica un hueco difícil de ocupar. Y ayer sus compañeros y amigos quisieron rendirles un emotivo homenaje. En él les agradecieron su aportación a la cofradía y su buen hacer, ya que sin ellos no lo habrían conseguido. «Eran dos personas especiales. Nos traicionaríamos si hoy no aprovechásemos la ocasión para mostrarles nuestro cariño. Armando era nuestro embajador y de Adolfo destacar que siempre opinaba de forma adecuada y prudente», alabó Antonio Bascarán.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate