El Comercio

El preso fugado de los calabozos ya huyó de una comisaría de Gijón en 2014

  • El hombre, ahora en búsqueda, escapó en marzo de este año de las dependencias policiales del Natahoyo

El preso que el jueves huyó de la comisaría de la calle Juan Benito Argüelles (antigua General Yagüe) ya tenía experiencia en fugas similares. En marzo de 2014 escapó de las dependencias gijonesas de Natahoyo y volvió a ser capturado por las Fuerzas y Cuerpos del Estado. Ahora, E. Z. V., de origen español y 37 años de edad, se encuentra de nuevo en búsqueda policial tras una huida de película.

A las dos y cinco de la tarde del jueves pidió a los agentes ir al baño. Estos accedieron y cuando todo iba según lo previsto, el detenido arremetió contra uno de ellos y consiguió huir. Por el camino perdió los playeros al no estar atados y consiguió pasar todos los controles. Una vez superada la salida frente al hotel de la Reconquista llegó corriendo a la avenida de Galicia. Allí se metió dentro de un coche todoterreno y los agentes de la Nacional le perdieron la pista cuando giró por la calle Cervantes. Mientras tanto, un agente consiguió alcanzarle e intentó detenerlo encaramándose a la ventanilla del vehículo. No tuvo éxito y desde entonces se le busca por todo Asturias, con la colaboración de la Policía Local, y se han pasado sus datos a todas las comisarías de España.

En el momento de la huida este recluso acumulaba 36 detenciones y varios antecedentes penales. La mayoría por robos con fuerza y violencia. También por tráfico de drogas. En los últimos días, la Policía Nacional le había vuelto a poner las esposas. En esta ocasión había entrado a robar a casa de su expareja y un juez de Llamaquique ordenó su prisión.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate