El Comercio

Piden más de 70 años de prisión para 15 acusados de traficar con hachís y ketamina

  • Seis de ellos, además, afrontan penas por formar parte de un grupo criminal que la Guardia Civil desarticuló en las navidades de 2013

La Fiscalía solicita penas de entre tres y nueve años de prisión para quince personas acusadas de un delito de tráfico de drogas, seis de ellos como integrantes de un grupo criminal, que actuaba en Madrid y Asturias, y a los que se les incautaron a finales de 2013 más de 50 kilos de hachís y dos kilogramos de ketamina valorados en 53.000 euros.

El juicio se celebrará este martes en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Asturias, con sede en Oviedo, a las 10.30 horas. El Ministerio fiscal aprecia varios delitos contra la salud pública, de pertenencia a grupo criminal y de tenencia ilícita de armas.

Según el Ministerio público, el grupo contaba con dos ramas dedicadas a la venta de sustancias estupefacientes, al menos desde abril de 2013. Entre los acusados están los dos cabecillas de ambas ramas.

La Guardia Civil arrancó la investigación a principios de 2013. Fue la llamada operación 'Fusta'. Los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de una organización dedicada a introducir de forma regular droga procedente de Madrid en la región. Ambos dirigentes de la banda estaban afincados en Madrid lo que, según la Fiscalía, les facilitaba el aprovisionamiento de sustancias y posterior envío al Principado en coches alquilados de alta gama. Las detenciones tuvieron lugar en las navidades de aquel año.

Junto a los capos, otros cuatro acusados forman parte de los encausados por pertenencia a grupo criminal. Uno de ellos habría cedido su piso en Villamiana para cuestiones de almacenaje, otro sería el hombre fuerte de la rama asturiana de la organización, y otros dos serían los encargados de recibir y distribuir las sustancias desde su origen en Madrid.

El resto de imputados, sobre los que pesan penas de menor cuantía por delitos contra la salud pública, operaban fundamentalmente en Oviedo, Gijón y Candás. Tenían diferentes niveles de implicación en labores como la adquisición de la droga, logística o venta al menudeo. Entre ellos se encuentra la pareja del cabecilla asturiano que habría cedido su domicilio en Gijón para favorecer sus actividades.

En el momento de su detención, al cabecilla de la rama asturiana se le incautaron más de cuatro kilos de hachís y otros dos de ketamina. Posteriormente, en casa de su novia, se hallaron más de 46 kilos de hachís y pequeñas cantidades de otras drogas. En el registro de los domicilios de otros detenidos también se encontraron varios kilos más de resina de cannabis y distintas cantidades de cocaína y MDMA, así como una pistola de aire comprimido y una escopeta. La Fiscalía solicita las mayores penas para los dos cabecillas del grupo, nueve y siete años de prisión, respectivamente. En total, las penas solicitadas para los quince acusados suman más de 70 años de cárcel.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate