El sol se abrió con La Soledad

Procesión de La Soledad en Oviedo. /ÁLEX PIÑA
Procesión de La Soledad en Oviedo. / ÁLEX PIÑA

La lluvia da una tregua a la cofradía del Santo Entierro que pudo salir esta mañana de la parroquia de San Isidoro tras suspender su recorrido, el día de ayer, por el mal tiempo

Cecilia Pérez
CECILIA PÉREZ

Mirando al cielo se encontraban esta mañana los cofrades de la archicofradía del Santo Entierro y Nuestra Señora de los Dolores. A las diez de la mañana tenían prevista su salida de la la iglesia de San Isidoro, El Real. La lluvia dio una tregua a una madrugada lluviosa y a las diez y cuarto de la mañana la comitiva salió sin problema.

Casualidades meteorológicas hicieron coincidir la salida de unos cauntos rayos de sol con la de la virgen de La Soledad. Engalanada para la ocasión, con manto de negro y bordados dorados, la imagen salió escoltada por los cofrades y por cinco bomberos del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento de Oviedo, eso sí, sin distintivos oficiales desde que hace dos años el gobierno local prohibiese a sus trabajadores municipales desfilar con uniforme.

La procesión arrancó con el himno de España y discurre, en estos momentos, por su recorrido tradicional. Plaza del Ayuntamiento, calle Magdalena, Campomanes, Martínez Marina, Cabo Noval, San Francisco, Plaza Porlier, Cimadevilla, vuelta a la plaza del Ayuntamiento y regreso a la iglesia de San Isidoro.

Un recorrido que se resarció de la suspensión de parte de la procesión del Viernes Santo. La comitiva del Santo Entierro salió de San Isidoro con la imagen del Cristo Yacente y La Dolorosa pero a mitad de camino tuvo que regresar a la parroquia ante la intensa lluvia que deslució el recorrido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos