Absuelven a los dos médicos acusados de recetar anabolizantes

La Audiencia Provincial exonera a los facultativos de La Lila de un delito contra la salud pública y de falsedad documental

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial ha absuelto a dos médicos del ambulatorio de La Lila, un hombre y una mujer, acusados de recetar de forma ilegal anabolizantes a dos de sus pacientes.

A la doctora, el Ministerio Fiscal le solicitaba dos años de prisión, multa y una inhabilitación especial para el ejercicio de la medicina durante tres años por haber recetado sustancias prohibidas al amigo de un hijo suyo que «se sentía débil». La sentencia, que se hizo pública ayer, expuso que «no se puede concluir» que la acusada llevase a cabo «el delito de dopaje», ya que en ningún momento puso en riesgo la vida del joven. Atendiendo al informe del perito, concluye que la dosis prescrita por la facultativa «está muy por debajo de la dosis terapéutica», por lo que la absuelve del delito contra la salud pública.

Los delitos:
dos médicos del ambultatorio de La Lila respondían por un delito contra la salud pública y otro por falsedad documental.
El juicio:
los facultativos negaron durante la vista oral todos los cargos y sus defensas solicitaron su libre absolución.
La sentencia:
la Audiencia Provincial absolvió a los acusados de todos los cargos.

Por su parte, el médico acusado de falsedad en documento oficial también ha sido absuelto. La Fiscalía pedía para él dos años de prisión. La sentencia recoge que existe una «contradicción» en las conclusiones de las periciales caligráficas, realizadas para demostrar si él fue quien prescribió o no la receta al paciente, que imposibilitan «alcanzar el grado de certeza exigible» acerca de su autoría. Además, quedó demostrado que en la fecha que se expidieron las recetas, el médico se encontraba de vacaciones.

La investigación comenzó cuando ante una llamada de aviso de un farmacéutico, la inspección de Sanidad del Principado cruzó los datos de medicamentos de esta índole adquiridos por las farmacias con los expedidos bien con receta o sin receta. En una farmacia de la calle Caveda, se habían despachado recetas de los acusados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos