Amplían a toda España la búsqueda del agresor sexual de una niña de 4 años

La barriada de Tocote donde sucedieron los hechos.
La barriada de Tocote donde sucedieron los hechos. / ALEX PIÑA

La Policía Nacional dicta una orden de detención nacional sin descartar que el acusado, de origen ecuatoriano, permanezca aún en el municipio

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

La Policía Nacional concentra todos sus efectivos en dar con el paradero del hombre, de 23 años y originario de Ecuador, acusado por su pareja de abusar sexualmente de la hija de esta de tan solo cuatro años en su vivienda del barrio de Tocote, en Pumarín, este miércoles.

Desde la Jefatura Superior de Policía de Asturias continúan con la investigación para localizar al hombre que huyó tras la denuncia que presentó la madre de la pequeña el jueves por la mañana en la comisaría ovetense. Un amplio dispositivo, en colaboración con la Policía Local, lo busca en el «entorno en el que desarrolla su vida cotidiana», en el barrio de Vallobín. Una labor que de momento no ha dado frutos por lo que se ha ampliado su búsqueda a toda España y dictaminado una orden de detención nacional, según confirmaron desde las dependencias de la Jefatura Superior de Policía.

Con todo, la Policía no descarta que el huido permanezca en el municipio por lo que se han reforzado los efectivos implicando a todas las unidades policiales que controlan también las estaciones de autobús, tren e incluso el aeropuerto.

Mientras tanto, la barriada de Tocote, en Pumarín, permanece conmocionada por el suceso. «El jueves vimos muchos coches de Policía por la plazoleta pero nunca nos imaginamos que fuese por este motivo», apuntó ayer Dolores García, vecina de la zona. «Es tremendo que ocurra algo así tan cerca nuestro» apreció otra residente del barrio.

Fue este jueves cuando la madre de la menor, de tan solo 4 años, denunció ante la Policía Nacional a su pareja, un hombre de 23 años y de origen ecuatoriano, por haber abusado sexualmente de su hija. Según pudo saber este periódico, el hombre mantenía desde hacía un año una relación sentimental con la progenitora pero no convivían juntos, tan solo en ocasiones pasaba la noche en el piso de la mujer. Así sucedió este miércoles cuando el hombre llegó al domicilio de su pareja en estado ebrio y se acostó en el salón de la vivienda. En un momento dado, la pequeña se dirigió al salón donde se encontraba él. La madre de les sorprendió abrazados en el sofá y se percató de que su pareja tenía el pantalón manchado de sangre y de que su hija estaba sin pijama. Motivos suficientes para que trasladara a su hija al Hospital Universitario Central de Asturias donde fue examinada por un médico pediatra. La niña no presentaba aparentemente ningún tipo de agresión física pero no se descarta que hubiese podido sufrir algún tipo de abuso sexual.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos