Acepta once años y cuatro meses de prisión por robos a comercios

J. C. A. OVIEDO.

V. P. A. reconoció ayer por la mañana ante el Juzgado número 1 de Oviedo que en noviembre de 2015 robó, con la cara tapada y con un cuchillo como arma intimidatoria, dos estancos, en San Lázaro y La Corredoria, y una farmacia en Las Caldas. De esta manera, el Ministerio Público, que en su calificación previa solicitaba penas de diecisiete años de prisión, rebajó su petición hasta los once años y cuatro meses de cárcel.

Para todos los testigos citados a declarar fue un alivio no tener que entrar a la sala de vistas a relatar lo ocurrido aquellos días en varios establecimientos de la ciudad. «Esto es un atraco, dadme todo el dinero», dijo el condenado a una de las dependientas la noche del 4 de noviembre mientras esgrimía un cuchillo de grandes dimensiones. De la caja se llevó un botín de 510 euros. Y siguió con sus hazañas.

El mismo modus operandi que días después empleó, tras haber robado un coche en Trubia, en los otros dos comercios. V. P. A. no era nuevo en estas lides. Sobre él pesan, antes de la de ayer, siete condenas firmes por hurto, blanqueo de los productos del hurto, robo con fuerza en las cosas, amenazas y desobediencia. A las anteriores sumará conducción temeraria con el coche sustraído y por la que tendrá que proporcionar 80 días de trabajos a la comunidad.

Suspensión del juicio

Por otro lado, en el juicio programado en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial por intento de homicidio, la abogada del acusado, del turno de oficio, alegó indefensión y los magistrados tuvieron a bien suspender la vista. A la letrada le habían notificado solo con dos días de antelación que debía asistir al procesado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos