El acusado de agredir a una mujer y abusar de dos menores se enfrenta a 18 años de cárcel

El hombre, en prisión provisional desde 2017, asaltaba a sus víctimas en sus portales; actuó en la zona del parque del Oeste y Vallobín

S. N. OVIEDO.

Tras la vida de un hombre aparentemente normal (37 años, casado, con un hijo de corta edad, obrero de una fábrica de Oviedo y aficionado a la pesca y la caza), la Policía Nacional encontró al supuesto agresor sexual de una mujer y abusador de dos menores de 12 y 14 años que actuó en la zona del parque del Oeste y Vallobín. Fue el retrato facilitado por fuentes policiales al detenerlo en febrero de 2017, antes de que el juez decidiera su ingreso en el Centro Penitenciario de Asturias. Hoy será trasladado desde allí a la Audiencia Provincial, donde arrancará, a las 10.30 horas, el juicio por el que se enfrenta, a petición de la Fiscalía, a dieciocho años de prisión.

La llamada de la primera víctima puso en jaque a la Policía Nacional, según el escrito de acusación del Ministerio Público. La mujer denunció que tras bajarse de un taxi a las 6.23 horas del 24 de abril de 2014, se dirigió al portal de su casa cuando un hombre salió su coche y entró en el edificio tras ella. «Una vez que la mujer había subido tres peldaños de la escalera y abierto una nueva puerta que da acceso al descansillo, se abalanzó sobre ella por la espalda, cogiéndola fuertemente del cuello y lanzándola contra el suelo, donde la agredió sexualmente». A continuación, se dio a la fuga. En el escrito de acusación figura que «la víctima no sufrió lesiones».

Lo ocurrido abrió una investigación para determinar su perfil y establecer rasgos de su comportamiento, lo que permitió vincularlo a dos denuncias posteriores, esta vez de menores de edad. El segundo caso se produjo el 13 de octubre de 2016. El acusado, supuestamente, vio acceder a una menor de 14 años al portal de su vivienda y la siguió. En el interior le pidió ayuda para atarse los zapatos porque «le dolía la espalda». La menor se negó y entró en el ascensor. Allí «se abalanzó sobre ella tratando de besarla». La víctima le empujó y gritó. «A pesar de ello, el procesado le metió la mano por debajo de la falda y le tocó los genitales, dándose a la fuga a continuación». La menor «no sufrió lesiones».

Ese hombre, el de la vida aparentemente normal y originario del Occidente asturiano, actuó por tercera vez el 29 de noviembre de 2016. A las 14.33 horas de este día, observó desde su vehículo en un paso de peatones cómo otra menor de 12 años se dirigía a su casa. Dejó su coche aparcado en doble fila y repitió modus operandi. Recurrió a la excusa de los zapatos y la niña accedió. «En ese momento el procesado le introdujo la mano por debajo de la falda, tocándole los genitales, momento en que la menor comenzó a gritar y corrió para su casa». El hombre huyó.

Con alevosía

La investigación policial durante esos meses, llevaba a cabo con celo para no poner al sospechoso en aviso, permitió su detención. Posteriormente, tras tomarle declaración judicial, la Fiscalía solicitó su ingreso en prisión al tener «indicios racionales» de que era el autor de un delito de agresión sexual con agravante de alevosía y de dos de abuso a menores de 16 años.

Por esa primera acusación le pide diez años de cárcel, 10.000 euros de indemnización y la prohibición de acercarse a menos de quinientos metros a la víctima durante diez años. Además, a su salida tampoco podrán aproximarse a la mujer o familiares en los ocho siguientes. En el caso de las menores, se enfrenta a cuatro años por cada abuso, el pago de 4.000 euros a cada una y la prohibición de acercarse cinco años. También, a participar en un curso de educación sexual.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos