Los afectados por el incendio del bazar de Pumarín demandan a las aseguradoras

Los afectados por el incendio del bazar de Pumarín demandan a las aseguradoras
Restos de amianto y escombros en el solar afectado. / ALEX PIÑA

Exigen responsabilidades sobre quién debe costear los trabajos de desescombro del solar contaminado por amianto

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

La comunidad de vecinos del número 36 de la avenida de Pumarín ha agotado ya todas las vías «amistosas» para solucionar el enquistamiento que mantiene paralizados los trabajos de desescombro del solar del bazar incendiado hace catorce meses. Un amasijo de hierros y amianto que permanece intacto desde la mañana del 9 de febrero de 2017 cuando un incendio calcinó el almacén del local colindante al inmueble, dañó seriamente al edificio y obligó a desalojar durante semanas a treinta y cinco vecinos.

Ahora han dado un paso más y demandarán judicialmente a las tres aseguradoras: la del propio edificio, la de los inquilinos del bazar y la del local. También emprenderán acciones legales contra los propios inquilinos del establecimiento porque «en principio son los responsables del incendio», apuntó Francisco López, presidente de la comunidad de vecinos. El objetivo es discernir sobre quién recae la responsabilidad de realizar los trabajos de desescombro del solar afectado por el amianto y por lo tanto costearlos.

El pasado lunes, la propiedad del edificio acudió a un acto de conciliación con las aseguradoras implicadas, en el juzgado número 3 de Primera Instancia. De las tres, solo se presentaron las aseguradoras del edificio y la del local incendiado. La responsable del inmueble «negó cualquier responsabilidad sobre lo sucedido» y por lo tanto se opone a correr con los gastos del desescombro, explicó Francisco López. Por su parte, la aseguradora del local incendiado argumentó que expondrá las razones para no hacerse cargo de los trabajos de limpieza en sede judicial. Quien no hizo acto de presencia fue el seguro responsable de los inquilinos del bazar. Con todo y al no haber alcanzado ningún acuerdo, la comunidad de vecinos interpondrá oficialmente la demanda judicial. «Hemos convocado una reunión para contratar al abogado y al procurador y en quince días, más o menos, haremos efectiva la demanda», explicó el presidente del número 36 de la avenida de Pumarín. En juego están 600.000 euros, los que costaría retirar los escombros de amianto y el resto de reparaciones aún pendientes en el edificio que continúa, catorce meses después del siniestro, con los interfonos averiados y parte de la instalación eléctrica calcinada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos