«Le agarré por la sudadera pero él salió a la ventana y luego patinó»

«Le agarré por la sudadera pero él salió a la ventana y luego patinó»
El patio de luces al que cayó el joven de 17 años. / MARIO ROJAS

Un amigo del joven, de 17 años, que se encuentra en la UVI tras caer desde un sexto piso al intentar entrar a su casa por una ventana, dice que trató de disuadirle

ROSALÍA AGUDÍNOVIEDO.

«Eran las ocho de la tarde. Fuimos a casa de mi amigo y su madre no estaba. Me dijo que iba a entrar por la ventana porque no tenía llaves. Le agarré por la sudadera para retenerlo pero él creía que no iba a pasar nada, luego patino y cayó». Así describió ayer Jonás López el momento en que su amigo, E. G. S., de 17 años, se precipitó desde un sexto piso al patio de luces en el número 34 de la calle Valentín Masip.

La víctima permanece ingresada en la UVI del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). Por fortuna, no tiene «lesiones internas ni golpes en la cabeza ni en la columna», sin embargo sufrió roturas en «mandíbula, pierna y coxis», detalló su amigo.

Principio
El joven Eycell G. R., de 17 años, intentó el jueves por la tarde entrar a su vivienda en el número 34 de Valentín Masip por la ventana del descansillo al no tener llaves. Su madre no estaba en casa.
Caída
Desde el alféizar, alcanzó la primera ventana de la vivienda pero estaba cerrada, por lo que siguió avanzando hasta una segunda cuando de repente patinó. Intentó sujetarse al tendedero por cedió.
Sanitarios
Cayó al patio de luces y fue atendido por los facultativos del HUCA en el lugar de los hechos. Ahora permanece ingresado en la UVI. A priori, sufre varias roturas, pero ninguna lesión interna ni en la cabeza, según explicó el amigo que le acompañaba cuando sucedieron los hechos.

«Cuando salió por la ventana del descansillo yo estaba intranquilo por si le ocurría algo». Según detalló, desde el alféizar pasó a la ventana de la vivienda, pero al estar cerrada continuó para intentar alcanzar otra, sin embargo «resbaló. Se sujetó al tendedero y al ser de cuerda cedió. Cayó a plomo y de forma diagonal al patio de luces», especificó Jonás López, que ayer aún no se podía creer sucedido.

Tampoco daba crédito Sonia Secades. A última hora de la tarde abrió la puerta de su gestoría que da al patio de luces para fumar a un cigarrillo. Escuchó a dos jóvenes hablar después de que abrieran una ventana; después ella abandonó el lugar. A los pocos minutos su teléfono sonó. «Me pedían que volviera para abrir la puerta porque había caído un chico al patio», relató por la mañana.

Consciente

De esta forma accedieron al lugar los médicos y atendieron al joven. Estaba consciente y su temor era sufrir daños «en la columna». Tras estabilizarlo, los sanitarios «estuvieron una hora atendiéndolo en la ambulancia y después lo trasladaron hasta el hospital», explicó. «El chico, que tiene una gran fortaleza, intentó sujetarse al tendedero de su piso pero cedió, después golpeó contra una ventana del quinto piso y cayó» del lado opuesto de donde resbaló.

Los vecinos del inmueble oyeron un «golpe muy fuerte» pero pensaron que «había caído un objeto al patio». Una de las residentes detalló que oyó «un ruido fuerte pero en mi casa no le dimos importancia hasta que después nos dimos cuenta de lo ocurrido».

Otra vecina no estaba en casa cuando ocurrió el accidente. Llegó cuando ya había pasado todo. Incidió en que ella «siempre tiene la manía de cerrar esas hojas de cristal porque por ahí pueden entrar unos ladrones o pasar algo como lo que ocurrido con este chico el jueves», lamentó.

La víctima reside desde hace poco tiempo en el inmueble con su madre y su hermana, que en el momento de los hechos no se hallaban tampoco en el edificio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos