Agustín de Luis, un año en prisión

Agustín de Luis, el día que se entregó para ingresar en prisión.
Agustín de Luis, el día que se entregó para ingresar en prisión. / D. ARIENZA

El exjefe de la Policía Local se encuentra «integrado» en la cárcel de Monterroso | La junta de tratamiento de la prisión revisará este mes la concesión del tercer grado al excomisario, condenado a dos años y siete meses

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

Hoy se cumple un año del ingreso en prisión de Agustín de Luis tras cuatro días en busca y captura. Los tribunales le condenaron por los delitos de infidelidad en la custodia de documentos, encubrimiento y omisión del deber de perseguir delitos, en relación a un atestado por atropello y delitos de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas en enero de 2012.

Cumple condena en la prisión lucense de Monterroso, donde fue trasladado por motivos de seguridad desde el centro penitenciario asturiano, porque cuenta con un módulo para agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Según ha podido saber este periódico, De Luis «está bien, lleva un régimen de vida normal, integrado con el resto de presos y tiene buen ánimo». Eso sí, permanece a la espera de la concesión del tercer grado para acceder a un régimen abierto. La junta de tratamiento del centro penitenciario de Monterroso revisará este mes su concesión.

Ya lo hizo el pasado mes de enero, pero entonces se le denegó. Lo que ocurra ahora dependerá del centro penitenciario y de lo que disponga la jueza de Vigilancia Penitenciaria. A lo que sí tendría derecho el exjefe de la Policía Local es a obtener un permiso penitenciario al cumplir un cuarto de la condena.

Su entrada en prisión obedeció más al guión de una película que a la de alguien que fue durante treinta años como jefe de la Policía Local. La historia empezó a cocerse el mismo día que el Tribunal Supremo ratificó la orden de ingreso en prisión dada por la Audiencia Provincial el 14 de julio del año pasado. La magistrada Ana Álvarez firmó el mandato dirigido a la autoridad policial para que los agentes trasladasen a Agustín de Luis, condenado a dos años y siete meses de cárcel, hasta el centro penitenciario de Asturias. Su ingreso debería haberse hecho efectivo al día siguiente de la orden de emisión, pero De Luis no entró. Lo intentó tres días después de forma voluntaria y «no le dejaron», explicó por aquel entonces su abogado Fernando de Barutell. La Audiencia Provincial emitió una orden de busca y captura a través de la Policía Judicial tras los intentos frustrados de los agentes de localizar a De Luis.

Enfrentamiento a dos bandas

Con la orden de busca y captura pesando sobre el exjefe de la Policía Local comenzó una guerra abierta entre el excomisario y los órganos judiciales. El abogado del condenado llegó a acusar a la propia Policía Judicial de «mentir maliciosamente» al negar que su defendido se personase en la cárcel de forma voluntaria.

Los cuatro días que estuvo en busca y captura los pasó en su apartamento de Salinas, en Castrillón. Mientras un operativo de más de cinco agentes de la Policía Judicial rodeaba y custodiaba el edificio, De Luis no dudó en ofrecer a EL COMERCIO una entrevista. Fue justo un día antes de su entrada en prisión. Sin pelos en la lengua, negó los delitos imputados a su persona y cargó contra la jueza que emitió la orden de prisión. «Ejerceré todas las acciones pertinentes para que esta señora no pueda vestir más su toga». Un día después, el 22 de julio de 2016, se entregó voluntariamente a los mismos agentes de la Policía Judicial que custodiaron su edificio durante cuatro días para ingresar en prisión.

Fotos

Vídeos