Los Álamos promoverá más de 700 viviendas en Mercadín tras una década de atasco

La quinta El Pedregal, cuyos propietarios frenaron dos veces el plan de actuación de Mercadín. / PIÑA
La quinta El Pedregal, cuyos propietarios frenaron dos veces el plan de actuación de Mercadín. / PIÑA

El desarrollo del ámbito urbanizable precisa una inversión de 5,6 millones de euros y preservará suelos para casi 130 viviendas unifamiliares

G. D. -R. OVIEDO.

14 hectáreas de suelos entre El Rayo, Mercadín Alto y la avenida de Torrelavega, suelos en la ladera que baja desde la ronda exterior, y más de 700 viviendas. Esos son los números que resumen el ámbito urbanizable de Mercadín, cuya junta de compensación acaba de aprobarse, bajo el liderazgo de Constructora Los Álamos. Son números fríos, que no dejan ver diez años de trámites, dificultades y pleitos, muchos pleitos.

Estos suelos estaban destinados hasta la última revisión del PGOU, de 2006, a vivienda unifamiliar. Parecía lógico por la existencia de decenas de viviendas rurales, pero al calor de la burbuja inmobilaria, era demasiado tentador. La parte alta, donde había más preexistencias, se mantuvo para uso unifamiliares con 130 viviendas; la parte baja y más llana, para trazar una prolongación de las manzanas del plan especial de La Tenderina (Fercavia y Blas Herrero), que a su vez siguen las de la zona contigua de Ventanielles y arrancar hasta 634 viviendas.

El primero se aprobó en 2008, pero el cambio en el diseño afectaba a una finca, la quinta El Pedregal, y sus propietarios recurrieron. Hasta en dos ocasiones echaron abajo los planes de Los Álamos y sus socios, Construcciones Campoamor, ahora en concurso de acreedores. Solo en 2014, el plan pudo arrancar de nuevo. Con nuevas bases, el Contencioso, primero, y el TSJA, en diciembre el año pasado, dieron el visto bueno al proyecto de actuación y ya este mes, el Ayuntamiento dio el visto bueno a la junta de compensación.

El plan no solo se atascó en los tribunales. Los distintos intereses de los promotores de este plan y los colindantes de El Rayo y La Tenderina complicó hasta lo indecible el encaje de servicios y viales, en especial por la presencia del interceptor Sur y la necesidad de reforzar el abastecimiento. Los tres se unen al final de la avenida de Torrelavega y algún día se unirán sobre el más que el plano que los ilustra en el PGOU. Eso sí, antes será necesario invertir 5,6 millones de euros solo en la urbanización de Mercadín.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos