El alcalde admite que «ha perjudicado» retrasar la feria ganadera de La Ascensión

Ganaderos durante la feria del sábado. / MARIO ROJAS
Ganaderos durante la feria del sábado. / MARIO ROJAS

Llanera se ofrece a asesorar al certamen de Olloniego pero recuerda que fue Oviedo quien decidió trasladarse de ubicación en 2016 «sin decir adiós»

R. A. / M. G. OVIEDO/LLANERA.

La escasa asistencia de ganaderos y público en general y la bajada de las ventas en la feria ganadera de La Ascensión celebrada el sábado han hecho recapacitar al alcalde. Wenceslao López admitió ayer que «ha perjudicado» el retraso de esta cita (el mercado en el polígono de Olloniego-Tudela se aplazó una semana para no coindicir con el de Llanera).

El socialista argumentó que el ganado se vendió en su mayor parte en la feria de San Isidro del municipio vecino y muchos tratantes ni se enteraron del cambio en la programación. Por tanto, tendió la mano al resto de municipios del área central para establecer una programación conjunta. «Se celebran muchos mercados relacionados con el mundo del campo en el centro de la región en muy pocos días. Debemos evitar esta competición entre concejos y queremos reunirnos con los responsables de los ayuntamientos vecinos para establecer un calendario», apostó ayer el primer edil tras conceder el permiso a la Sociedad Protectora de la Balesquida para la celebración del Martes de Campo.

Lamentó lo ocurrido pero también sacó pecho por situar este certamen en el polígono de Olloniego-Tudela, donde espera construir un recinto ferial cuyas obras prometió para principios del próximo año. «El emplazamiento es ideal. El espacio es diáfano, accesible, con un buen lugar donde aparcar, exponer la maquinaria y los animales», describió.

El fracaso de Oviedo chocó con el éxito de Llanera. Su alcalde, Gerardo Sanz, habló sobre lo ocurrido y la oferta de Oviedo de consensuar un calendario. Sanz recordó que fue la capital, tras la llegada del actual gobierno local, quien rompió el convenio suscrito entre ambos: «La capital del Principado se fue de la feria de San Isidro en 2016 sin decir adiós y creo que esta división ha venido bien a los ganaderos locales», reconoció.

Expuso que desde hace dos años la feria de Llanera se hace a «imagen y semejanza» de los participantes y son ellos quienes dicen cómo programarla. «Este mercado no se hace desde los despachos, sino que se organiza por los profesionales y ahí reside su éxito», detalló.

Los datos avalan al regidor llanerense. En su última edición en el recinto de Ables participaron 6.000 animales y las pujas fueron viento en popa. Estas cifras contrastan con las obtenidas en el polígono de Olloniego-Tudela: se pusieron a la venta tan solo cuatrocientas reses, cien menos que en 2017, y los ganaderos lamentaron que el Ayuntamiento «está dejando morir» el certamen. Sin desear males a sus vecinos, el alcalde de Llanera se comprometió ayer a echar una mano: «Tanto el Ayuntamiento como los ganaderos nos ofrecemos para asesorar a Oviedo en todo lo que sea necesario».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos