El alcalde avanza que el consultorio de La Manjoya estrenará modulos en febrero

Vecinos de La Manjoya protestando ante el consultorio. / M. ROJAS
Vecinos de La Manjoya protestando ante el consultorio. / M. ROJAS

Wenceslao López se compromete con los vecinos a llevar al Pleno la reforma del centro, actualmente muy deteriorado

D. LUMBRERAS OVIEDO.

Después de que la prórroga de los presupuestos regionales de 2017 dejase sin fondos la reforma del consultorio de La Manjoya, la presidenta de la asociación de vecinos de Llamaoscura, Silvia García, reclamó en una entrevista publicada ayer en este diario soluciones al alcalde, Wenceslao López. Dicho y hecho: horas después, el regidor telefoneó a los vecinos para garantizarles que hay remedio.

«Llamó porque había visto la entrevista», aseguró la propia García y confirmó el aludido. El anuncio: «Van a poner los módulos», casas prefabricadas para ampliar la instalación, con un «plazo hasta mediados de febrero como máximo; intentarán que estén antes». Se trata de dos «módulos funcionales», según el regidor.

El alcalde, indicó la dirigente vecinal, también comunicó que en el próximo Pleno van a llevar «la reforma del consultorio, a ver si están todos de acuerdo en hacerlo. Los módulos ya están». Una noticia que reciben con «mucha alegría», si bien el regidor advirtió de que el proceso va «a llevar tiempo, aunque se apruebe, que se va aprobar seguro, hay que sacarlo a concurso público. Mientras tanto tenemos los módulos y no hay problema», celebró.

Los vecinos llevan meses reclamando el arreglo del consultorio periférico, cuya situación califican de «tercermundista». Denuncian que carece de calefacción, baño, cuarto aparte para la enfermera y se encuentra visiblemente deteriorado en su fachada. Da servicio a 406 usuarios, que a menudo se trasladan a Otero ante los dos únicos días de atención que hay a la semana.

El pasado septiembre, representantes del Principado y del Ayuntamiento acudieron a La Manjoya para prometer una reforma que arrancaría este año: el Consistorio se haría cargo del techo y de la fachada, mientras que el Principado se ocuparía del interior para que pasara a tener dos consultas (medicina de familia y enfermería), sala de espera y aseos. Un plan que se queda en la nada dado que el proyecto de presupuesto regional de 2018 que contemplaba una dotación para él fue rechazado por la Junta General.

Mientras tanto, el Consistorio había previsto habilitar una sala de consultas provisional a partir del pasado octubre en un terreno de titularidad municipal que se cedería al Principado. Sin embargo, dicha operación no se llegó a efectuar hasta el pasado diciembre.

El centro se sitúa en los bajos de un edificio propiedad del Ayuntamiento que nunca se llegó a ceder al Principado, a pesar de que este lo reclamó varias veces desde 2004, a fin de que se ejecutasen obras para frenar su deterioro paulatino. Entonces, se calculaba que ello costaría un cuarto de millón de euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos