El alcalde discrepa de 'Rivi' y aboga por combatir el botellón

Jóvenes, en la plaza del Ayuntamiento el viernes pasado. / ÁLEX PIÑA

Respalda la labor de Seguridad Ciudadana contra estas concentraciones y apuesta por divertirse con «tranquilidad y civismo»

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Roberto Sánchez Ramos generó polémica el lunes al afirmar que teme más a «los 'Bárcenas' que a los botellones», frecuentes en la plaza del Ayuntamiento e inmediaciones en estas fiestas mateínas. Esta declaración encendió a la oposición. También dejó de manifiesto que no todo el Gobierno local piensa igual. El alcalde, Wenceslao López, no se mostró ayer muy de acuerdo con las palabras del edil de IU y mostró su preocupación por una práctica que «afecta a la sociedad en su conjunto», por las molestias a los vecinos y la salud de los jóvenes. Por esta razón, el socialista abogó por una solución para que la gente «se divierta con tranquilidad, rigor y civismo», explicó momentos después de la presentación del sello conmemorativo del 125 aniversario del Teatro Campoamor.

El regidor aprovechó además la ocasión para ensalzar el trabajo de la Concejalía de Seguridad Ciudadana, liderada por el socialista Ricardo Fernández, para evitar los botellones. «Están haciendo las cosas muy bien y hay que dejar que la hoja de ruta» marcada en la ordenanza de convivencia ciudadana se «vaya aplicando según lo necesario».

Mucho menos condescendiente con el concejal de Izquierda Unida fue la secretaria general de Foro Oviedo, Camino Gutiérrez. A través de una nota de prensa calificó de «lamentable» las declaraciones y criticó que un representante de los ovetenses califique «como costumbre cultural» una práctica con «consecuencias graves». «Existen estudios que demuestran que el botellón entre los adolescentes crece a medida que pasa el tiempo y no hace falta recordar que una ingesta excesiva es muy perjudicial para la salud», especificó. Pidió poner en marcha un plan «para rescatar la zona noble de Oviedo».

Fotos

Vídeos