Alertan de un timo sobre la calidad del agua en las casas para vender un equipo

El Ayuntamiento y Aqualia informan de que una empresa se dedica a visitar los domicilios y convencer a los vecinos de comprarlo por valor de 2.196 euros

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

Si llaman a su casa e intentan convencerle de que el agua que sale del grifo de su vivienda es de mala calidad y por ello debe instalar un equipo de tratamiento por valor de más de 2.000 euros, desconfíe porque se trata de una estafa.

El Servicio Municipal de Aguas se hace eco de una denuncia interpuesta por una vecina sobre la visita a domicilios de comerciales de una empresa que cuestiona la calidad del agua del grifo y que tras realizar una prueba química «engañosa» trata de vender un equipo de tratamiento por un importe de 2.196 euros, según informaron conjuntamente el Ayuntamiento y Aqualia a través de una nota de prensa.

Puesta en escena
Tras una prueba química «engañosa» logran oscurecer el agua haciendo creer que es de mala calidad.
La solución
Para purificar ese agua intentan vender un equipo de tratamiento por más de 2.000 euros.
Mito desmontado
Un proceso químico hace reaccionar a las sales minerales lo que hace que el agua se oscurezca.

La alerta surgió tras esta denuncia. La vecina en cuestión aseguró que recibió una visita de un representante de una empresa que tras realizar una demostración mediante una prueba química comprobó que el agua del grifo se volvía oscura y dictaminó que era agua de mala calidad. La solución que le brindó el comercial pasaba por instalar el equipo de tratamiento en cuestión.

Ante esta denuncia, el Servicio Municipal de Aguas ha querido aclarar que la prueba realizada por los falsos comerciales consiste en aplicar un proceso químico que hace reaccionar a las sales minerales que contiene «cualquier agua, sea del grifo o embotellada» y que son necesarias para el organismo. Esa reacción química de las sales minerales hace que el agua se oscurezca simplemente porque «existen» y reaccionan al proceso químico, si no existiesen esas sales se hablaría de agua destilada. El Servicio Municipal de Aguas desmonta el timo asegurando que si al agua que pasa por ese tratamiento que ofrece la empresa, y que consideran «pura», se le añadiese sal se pondría igualmente oscura. «El agua tiene que tener minerales, no debemos beber agua destilada ya que nos deshidrataríamos al eliminar nuestros propios minerales», informan en la nota de prensa.

Aqualia, la empresa que gestiona el agua de la ciudad, quiere hacer un llamamiento a la tranquilidad y «confianza» en los exhaustivos controles que realiza, más de 14.000 al año en un laboratorio acreditado por el que se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano.

Fotos

Vídeos