Almeida: «Siento envidia de Gijón porque tiene muchas actividades»

Miguel Ángel de Dios, Wenceslao López, Rosario Fernández Uría y José Luis Álvarez Almeida. /  PIÑA
Miguel Ángel de Dios, Wenceslao López, Rosario Fernández Uría y José Luis Álvarez Almeida. / PIÑA

El alcalde responde al presidente de Otea que el ayuntamiento vecino tiene el doble de personal «para hacer el doble de cosas»

P. ALVEAR OVIEDO.

Casa Ramón. Planta de arriba. Ayer, cerca de las dos y media de la tarde, un nutrido grupo de hosteleros esperaba dispuesto a brindar con las autoridades por el nuevo antroxu. El alcalde Wenceslao López no quiso faltar a la cita, a la que en cambio no acudió el edil de Turismo, Rubén Rosón, con quien los hosteleros tienen sus más y sus menos. El presidente de Otea, José Luis Álvarez Almeida, aprovechó este marco para pedir al Ayuntamiento mayor apoyo a la hostelería y al turismo, y lo hizo poniendo como ejemplo a la villa de Jovellanos: «El otro día presentando unos actos en Gijón sentí orgullo de ser presidente de Otea Asturias, pero también sentí envidia de que Gijón tenga tantas actividades» en comparación con Oviedo, por lo que, aconsejó, es una ciudad a la que «copiar», porque «necesitamos avanzar, no podemos vivir de situaciones pasadas».

Unas palabras que no gustaron al alcalde, quien acto seguido le respondió desde el atril y ante el grupo de hosteleros: «Yo no envidio a Gijón, pero reconozco que nos lleva ventajas en algunas cosas», unas ventajas que, a su juicio, vienen dadas porque «tiene el doble de personal en el Ayuntamiento para hacer el doble de cosas».

Lanzado este primer mensaje, puntualizó cuál es esa ruta a copiar, en lugar de la Gijón, para mejorar el sector hostelero y turístico: «Soy más de colaboración que de subvención, y ese es el futuro de la hostelería de Oviedo. Ambos debemos hacer nuestro trabajo», dijo no sin antes advertir que él, como profesional, ya está de vuelta para las andanadas: «Yo me he ganado la vida trabajando desde los 15 años. Vine (al Ayuntamiento) porque quise y me voy cuando me dé la gana. No soy alguien que vive de esto, sino que vivo para esto». Un mensaje de advertencia que, por minutos, pareció enfriar ese homenaje al antroxu, uno de los menús más característicos de la capital.

Trabajar a gusto

Incidió el regidor en otra advertencia, que «no se puede trabajar mal a gusto» en lo que se hace, y dicho esto allanó el terreno cambiando de tercio y poniendo como ejemplo a Miguel Ángel de Dios y Rosario Fernández Uría, que recibieron el premio 'Mención Especial del Antroxu' por su labor en El Bodegón de Teatinos, donde «llevan años trabajando por lo que más bien hace a las personas: el buen comer».

Tras estas palabras, Wenceslao López compartió mesa con José Luis Álvarez Almeida. Estuvieron acompañados, además, por el director general de Trabajo del Principado, Antonio González, y la jefa de servicio de Turismo, Mar Salmerón, que en este caso vieron los toros de la barrera ya que el gobierno regional quedó alejado de la polémica. El alcalde fue el primero en abandonar la reunión, pero por otro motivo: la preparación del pleno que iba a tener lugar a continuación en la Casa Consistorial.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos