La ampliación del colegio de Las Campas empezará a usarse tras la Semana Santa

Obreros rematando la obra esta esta semana. / ÁLEX PIÑA
Obreros rematando la obra esta esta semana. / ÁLEX PIÑA

Tres años después de que se contratasen las obras, los niños de quinto y sexto podrán estrenar la nueva planta a la vuelta de vacaciones

D. LUMBRERAS OVIEDO.

Casi cuatro años después de que empezara la contratación de las obras de ampliación del colegio Juan Rodríguez Muñiz de Las Campas, si todo va bien, cuando los escolares vuelvan de las vacaciones de Pascua, se encontrarán con el segundo piso ya en funcionamiento. «Se está apurando y nos van a entregar la nueva planta en Semana Santa, es la intención del colegio y de la Consejería de Educación», avanzó el director del centro, Luis Enrique García.

El avance ha costado algún sacrificio, reconoce el docente. «Se está apurando y este mes ha habido una distribución provisional» de los alumnos en otros espacios, sacrificando el gimnasio, y «se han desmontado las casetas», comenta. Todo, con la intención de normalizar el funcionamiento del centro: «Ya hemos recuperado el patio. No se ha alterado (la rutina académica) de forma significativa».

La ampliación con un segundo piso, que el director espera dar a conocer con una jornada de puertas abiertas, servirá para los alumnos de quinto y sexto (cuatro clases) y el servicio de Orientación. También «vamos a poder dedicar los espacios que estaban siendo utilizados para otros fines, dispondremos de las aulas de desdoble previstas», afirma García.

Más información

El sendero de estas obras ha sido tortuoso. Primero el Principado encargó los trabajos a OCA Construcciones, que los inició en diciembre de 2014. Pero cinco meses después, la Consejería decidió cambiar el proyecto, paralizándolo. Los técnicos autonómicos dictaminaron que se podía reanudar la labor un año después, pero la adjudicataria se opuso y reclamó una indemnización de 193.000 euros por daños y perjuicios.

Tras las diferencias entre las partes, el Principado acordó resolver el contrato. Salieron «79.000 euros a favor de la empresa OCA», recuerda el directo. El asunto volvió a la mesa de contratación, que lo adjudicó a la empresa semipública Tragsa. Finalmente tres años después, la compañía reanudó los trabajos en diciembre de 2017. Mientras, los niños tuvieron que dar clase en cuatro casetas prefabricadas junto al polideportivo. «Estoy contento, ha sido un larguísimo periodo, pero al final el colegio va a salir ganando, tal como estaba previsto en principio», concluye su director.

Temas

Oviedo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos