Todas las parroquias harán una colecta para la ampliación de La Tenderina

Estado actual de las obras de ampliación de la iglesia de La Tenderina.
Estado actual de las obras de ampliación de la iglesia de La Tenderina. / ÁLEX PIÑA

Lo que se recaude en las misas de este fin de semana en la ciudad se dedicará a las obras, paralizadas debido al preconcurso de Procoin

DANIEL LUMBRERAS OVIEDO.

Todo lo que se recaude en las misas de este sábado y domingo en todas las parroquias de la ciudad se dedicará a un único fin: sufragar las obras de ampliación de la iglesia de San Francisco Javier de La Tenderina. Es la primera vez que una iniciativa así, que surgió de los propios párrocos, se realiza en Oviedo, destacó el sacerdote de La Tenderina, Alberto Reigada.

Los trabajos de ampliación, que arrancaron el pasado julio, han quedado paralizados hace algo más de un mes debido a la entrada en preconcurso de acreedores de Procoin, que los estaba ejecutando. Resuelto el contrato con ella, Reigada explica que ya tienen encima de la mesa «cuatro presupuestos de otras empresas para continuar, no podemos parar».

La reforma está presupuestada en 506.000 euros, de los que la parroquia ha recaudado ya, entre ahorros y donativos, «casi 200.000», indicó el cura. Comenzó gracias a que el Arzobispado avaló un crédito bancario a quince años para ello, pero ahora, además de la colecta extraordinaria hacen falta más apoyos, aparte del de sus compañeros, que Reigada agradeció como un «gesto de solidaridad que valoramos mucho, de compartir cristianamente».

Sacerdote y parroquianos están llevando a cabo una campaña de difusión por el barrio a fin de captar socios que colaboren en la obra. Van armados con un tríptico que incluye la autorización bancaria para aportar fondos. El objetivo es llegar a unos trescientos socios. El folleto les recuerda que pueden desgravar un 75% de los 150 primeros euros y el 30% de los donativos superiores, hasta un máximo del 10% de la base liquidable en la declaración de la renta. Como complemento, se van a realizar ventas de lotería y rastrillos. También se destinará al ladrillo el dinero de la colecta de los segundos domingos de cada mes.

La ampliación

La idea principal de esta reforma, que ha proyectado el arquitecto Alfonso Toribio, es dar más espacio -la capacidad aumentará en un tercio- a una iglesia ya antigua, que en origen era un salón de actos, con un área de influencia de 14.000 personas. Se crearán una sacristía, un despacho para Cáritas y una torre con ascensor para hacerla accesible. Otra novedad destacada es un columbario, que se situará en la ubicación del actual coro. Quería construirse en un nuevo sótano, pero las condiciones del agua subterránea lo impiden. Ya se han interesado en depositar cenizas allí más de un centenar de personas.

Esta ampliación, esperada desde los años 60 (en origen la iglesia era un salón de actos), tiene detrás una historia complicada. No se pudo hacer en 1983, ni tampoco en 2006 debido a que el estallido de la crisis hizo impagable el plan de Felipe Díaz-Miranda. Más adelante, en 2015, la parroquia volvió a apostar por la reforma, pero no encontró el apoyo económico del Arzobispado. El actual ecónomo, Antonio Nistal, apoyó en cambio el proyecto de Toribio y la ampliación resucitó. Todavía hubo un último escollo, la concesión de la licencia municipal.

En marzo, este diario adelantó que la parroquia la esperaba para comenzar la obra, pero esta se retrasó hasta el 6 de julio y la primera acción llegó concluido el mes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos