La AMSO pide que la Fiscalía investigue las deficiencias del Auditorio

El Ayuntamiento baraja como «solución» un uso parcial de la instalación, pero sigue esperando el informe de la jefa de Bomberos

J. C. A. / D. L. OVIEDO.

Después de que el delegado del Gobierno, Gabino de Lorenzo, acusase al alcalde, Wenceslao López, de «vulnerar la ley» por «ocultar» las deficiencias de seguridad del Auditorio, la AMSO (Agrupación Municipal Socialista de Oviedo) no se ha quedado callada. Ayer tachó las palabras del excalcalde de «intolerables» y fue más allá: «La Fiscalía debería valorar si estas deficiencias que los técnicos han detectado en el Auditorio son merecedoras de una investigación de oficio», dijo.

En un comunicado firmado por el secretario de Política Municipal, Silvino González, los socialistas consideran que De Lorenzo «solo quiere manipular las información para ocultar su responsabilidad» y debería pedir «perdón a la ciudadanía por su pésima gestión» al haberla «expuesto a un riesgo innecesario» los últimos 18 años en el Auditorio.

Más noticias

La AMSO también pidió al PP que cese a De Lorenzo como delegado del Gobierno «por todas las acciones que durante veinticuatro años ha realizado contra los ovetenses, que ahora afloran como 'bombas'». Y, además, le «exige» que «restituya el quebranto económico que ha ocasionado a Oviedo».

Reunión sindical

Por otro lado, el alcalde Wenceslao López y los concejales Rubén Rosón e Iván Álvarez se reunieron ayer con los delegados de Prevención para explicarles el Plan de Autoprotección del Auditorio, elaborado por el área de Congresos. El mismo que pidió el alcalde y que desveló que, desde su misma apertura, el edificio no cumple con la normativa de seguridad.

Paco Obeso, representante de CSIF, explicó que la idea del plan, respaldada por los representantes de los trabajadores, es que no se usen a la vez todas las salas del Auditorio, de modo que no sea necesario realizar cierres y se pueda evacuar al público en caso de emergencia. «Contempla un supuesto A, en el que pueden salir 2.720 personas, y uno B, 1.078».

El edil de Personal reconoció que el uso parcial «es una de las soluciones», si bien no la única, para «salvar el cierre del Auditorio». Serán necesarias más actuaciones: «Nadie cuestiona que haya que hacer obras», como más escaleras de emergencia.

Quedaría también por resolver si los trabajadores del Auditorio (del área de congresos y varias subcontratas) deben ser trasladados o pueden permanecer en su puesto. En cualquier caso, la decisión final no se tomará hasta que la jefa de Bomberos, Carmen del Prado, que estos días visita el Auditorio, acompañada de trabajadores municipales no emita un informe final. «Están buscando soluciones, tienen todo el tiempo que necesiten. Máxima serenidad, hay que dejarlos trabajar», zanjó Álvarez.

Por su parte Manuel Díaz, de la CSI, y Xosé Nel Valdés, de CC OO, incidieron en la necesidad de realizar simulacros en el Auditorio y formar a quienes trabajan allí para que sepan, por ejemplo, utilizar un extintor. Díaz afirmó que en la instalación «no hay un riesgo inminente, es un déficit de seguridad por incumplimiento de la normativa».

Así se llegó al Pleno del Ayuntamiento de ayer tarde. A instancias de una moción de urgencia defendida por José Ramón Pando, el grupo municipal del Partido Popular, trató que el equipo de gobierno diera explicaciones a sus preguntas. En su exposición, el edil explicó que llevan «una semana pidiendo información y ustedes, el equipo de gobierno, se la niegan al partido más votado en Oviedo».

Luis Pacho, de Ciudadanos, terció: «Hemos seguido el tema en la prensa porque el gobierno no nos informa. Aparecen temas ocultos que afloran de súbito» y, dicho esto, calificó de «deslealtad» que se hayan seguido programando actividades en el Auditorio tras la redacción del informe de seguridad del pasado 18 de agosto.

Iván Álvarez se mostró conciliador y respondió que «en facilitar información y transparencia se puede mejorar», pero afirmó que «los informes de seguridad no se votan, se acatan». Tras Álvarez fue el turno del socialista Ricardo Fernández, edil de Seguridad Ciudadana, que acusó a la oposición de no «medir bien los pasos» de sus críticas y anunció que ayer se realizaron «simulacros de evacuación con los diecinueve trabajadores del Auditorio». Al finalizar su intervención dejó la puerta abierta a iniciar un proceso de depuración de responsabilidades acerca de las condiciones de seguridad del edificio.

Al portavoz socialista le dio réplica el popular Agustín Iglesias Caunedo, quien le recomendó «que se pusiera a trabajar» al tiempo que le calificó de «cinismo hecho concejal». En cuanto a la búsqueda de culpables sobre la situación del Auditorio, Caunedo no dudó: «Si hay que formar una comisión de investigación tendréis los votos de los once concejales del PP».

«Tenemos un problema muy serio tras dieciocho años que habéis gobernado, queridos, ye la hostia», espetó el edil de IU Roberto Sánchez Ramos a Caunedo. Caunedo le respondió «que la responsable de patrimonio es la que estaba hace dos, tres, cuatro, cinco años y en doscientas reuniones nunca hubo ningún jefe de seguridad que planteara alguna duda sobre la seguridad del Auditorio». La moción fue rechazada.

Fotos

Vídeos