Antuña: «Las payasadas de Rosón no pueden ocultar la corrupción de Somos»

Antuña, con el sobre.
Antuña, con el sobre. / M. R.

El edil popular insiste en que denunciará el fraccionamiento de contratos de la Feria de Muestras de Gijón por valor de 175.000 euros

D. LUMBRERAS OVIEDO.

El 'standgate'. Así bautizó ayer el portavoz adjunto del PP, Gerardo Antuña, al nuevo tira y afloja entre Somos y los conservadores. Estos últimos denunciaron «fraccionamiento de contratos» por parte de Somos en el estand de la Feria de Muestras para favorecer a sus afines. Anteayer, los de Somos entraron en tromba en el grupo municipal del PP para regalarles entradas y que los criticasen «con conocimiento de causa». Una maniobra cómica que Antuña respondió ayer con otra trágica: van a «llevar todas las facturas a los tribunales para que se depure si existe fraccionamiento».

Para el edil opositor, «las payasadas de Rosón no pueden ocultar la corrupción de Somos, un partido que se toma a cachondeo la legalidad, que solo piensa en financiar a sus activistas». El popular criticó que, cuando su partido dejó de gobernar en 2015, el límite para un contrato menor (sin publicidad y de adjudicación directa) estaba en 3.000 euros y «una de las primeras decisiones del tripartito» fue elevarlo hasta 18.000, el tope legal. Y de esta manera, por parte de Somos «se han adjudicado más de 175.000 euros, fraccionando contratos para poder darlos a dedo a buena parte de sus amigos».

Rosón había replicado al PP que no se podían contratar todos los servicios, logísticos y musicales, con la misma empresa. «Es falso, basta con ir a la Junta General o al Ayuntamiento de Gijón», dijo el edil. Censuró también que se utilizase a trabajadores del plan de empleo para decorar el estand, poniéndolos «al servicio de una empresa privada» y que su dirección artística «es el doble de cara que la del Día de América en Asturias, que requiere bastante más trabajo». Y es que para el popular, «quien visite el estand de la feria podrá percibir que no ha costado todo lo que ha gastado y repartido Somos».

Antuña defendió que las entradas «deberían ser distribuidas institucionalmente por la Alcaldía, sin protagonismos partidistas». Para terminar, como segundo acto de este drama -o esperpento-, los populares metieron en un sobre, a nombre del alcalde, Wenceslao López, las diez entradas «entregadas de manera teatral» por Somos y las devolvió al Ayuntamiento. La alcaldesa en funciones, Ana Rivas, afirmó luego que no había recibido nada del PP.

Fotos

Vídeos