La anulación del IBI 'de los ricos' amenaza con una subida del 4,4% para el resto de recibos

El secretario, el alcalde y el concejal de Economía conversan al inicio de un Pleno. / PIÑA

La Oficina Presupuestaria solo envió al BOPA el anuncio general de modificación de las ordenanzas de 2017 | Si los tribunales tumban la ordenanza se aplicaría la de 2016 y se perdería la rebaja del tipo para 175.000 inmuebles

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

El documento de la Oficina Presupuestaria, con la firma digital del concejal de Economía, Rubén Rosón, lleva fecha del 20 de octubre del año pasado y un solo destino: el Boletín Oficial del Principado de Asturias. Seis días después, el anuncio apareció publicado el el boletín oficial de la provincia. El departamento no envió, en cambio, el documento para su publicación «en un diario de los de mayor circulación», tal como manda la Ley del Procedimiento Administrativo Común, lo que ha puesto en riesgo la aplicación del IBI diferenciado a los grandes valores catastrales con el que el Ayuntamiento pretende recaudar tres millones de euros más este año.

Nada de esto es oficial aún. El equipo de gobierno pretende abrir un expediente informativo para aclarar el origen del error y la postura municipal no ha variado. El Ayuntamiento seguirá adelante, enviará a cobro los recibos y defenderá en los tribunales -donde hay siete recursos planteados y en todos se hace referencia a la falta de información pública- el IBI diferenciado. Tal vez no haya otro camino, pese al riesgo de tener que devolver con intereses lo recaudado, la ordenanza está aprobada en Pleno y en vigor desde enero y el padrón del impuesto, desde el mes pasado. Cabe, sin embargo, y así lo estudia el equipo de gobierno, tapar el agujero con el superávit, renunciando a algunas de las inversiones que estaba previsto acometer con cargo al remanente.

Sin embargo, el error puede tener más consecuencias. El IBI diferenciado y doble (los grandes valores pagan el 1,3% y el resto de contribuyentes el 0,65%) no es la única modificación normativa que introdujo el equipo de gobierno para este año, aunque sí la única que ha sido recurrida en los tribunales.

Ciudadanos advierte del «caos» que causaría la anulación y culpa a la mala gestión de Rosón

El Grupo Municipal de Ciudadanos lo recordó ayer. Advirtió que, «si se declara nula la subida del IBI de este año, lo que es muy probable teniendo en cuenta el error administrativo de la falta de publicación» del anuncio, «prácticamente todos los recibos del IBI se verán afectados este año y habrá que modificarlos». En un comunicado, su concejal Luis Zaragoza, explicó que la ordenanza fiscal recurrida, la 400, la que regula el impuesto, contempla para este año «una rebaja del impuesto para todos los inmuebles de naturaleza urbana del 0,679, el tipo vigente el año pasado, al 0,65%. «Si la ordenanza se declara nula, la normativa aplicable será la de 2016, con lo que todas las novedades incorporadas este año serían nulas». O lo que es lo mismo, supondría un alza del 4,4% para todos los recibos respecto a lo previsto en la aprobación de las ordenanzas fiscales.

Fuentes del equipo de gobierno reconocieron el riesgo: «Puede acabar pasando que el 'IBI de los ricos' lo paguen los pobres», señaló uno de sus concejales. Que lo que se pretendía recaudar a esos 252 bienes con más de un millón de euros de valor catastral y propiedad de «multinacionales y grandes patrimonios», lo abonen los otros 175.000 contribuyentes.

Situación enrevesada

Pero ni siquiera la modificación del tipo del impuesto fue la única introducida para este año y que podría ser anulada. El equipo de gobierno también incluyó, por ejemplo, que las familias de acogida se pudiesen acoger a las mismas bonificaciones que las familia numerosas, equiparando menores acogidos con hijos biológicos. Además, se habían ampliado las bonificaciones a las viviendas de protección oficial del 25 al 35% y de tres a cuatro años el periodo del descuento, o para las comunidades que invirtiesen en sistemas de aprovechamiento térmico o eléctrico del 20 al 30%.

Zaragoza denunció que «Rosón ha instaurado el caos en el Ayuntamiento y el máximo responsable de tener al pinche de cocina como jefe de máquinas del trasatlántico es el alcalde». Advirtió que la anulación de la ordenanza del IBI, que dio por segura, sumirá al Consistorio en un caos de recibos a devolver y reclamaciones de intereses.

Pero ya no es solo la oposición la que señala al concejal de Economía y a su área como responsables del error. Voces críticas con Rosón, al que acusan de desatender sus numerosas tareas y, en especial, de no haber logrado trabajar con los funcionarios del servicio, se oyen, siempre en 'off the record', en los otros dos grupos municipales que sostienen el gobierno local. El concejal de Economía no atendió ayer las llamadas de este diario.

El escenario es lo suficientemente complejo como para dar explicaciones sencillas. A partir del 1 de septiembre, el IBI estará en periodo voluntario de pago. ¿Qué pasará con quienes abonen el impuesto si después este se anula?.

Temas

Oviedo

Fotos

Vídeos