La apertura de la escuela infantil de Trubia se retrasa por problemas técnicos

Los últimos alumnos del colegio público Soto de Trubia. /Álex Piña
Los últimos alumnos del colegio público Soto de Trubia. / Álex Piña

Los funcionarios municipales estudian la idoneidad del edificio, cuyo objetivo es que albergue a treinta y nueve usuarios

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

El plan de la Concejalía de Educación era que la escuela infantil de Trubia abriese en septiembre. Pero los problemas técnicos retrasan este proyecto. Los funcionarios municipales están valorando el edificio y próximamente emitirán un informe sobre su idoneidad.

«El inmueble -que antes albergaba la escuela de Soto de Trubia- se encuentra en una zona inundable por su cercanía al río Nalón y tendríamos que dotarlo de una altura más», destacó ayer Mercedes Fernández durante la presentación de las jornadas que han organizado la Escuela Municipal de Salud y el Teléfono de la Esperanza en el Palacio de Exposiciones y Congresos y el edificio de La Granja, y que arrancarán esta tarde.

La intención de la Concejalía de Educación es que este edificio sea la escuela de treinta y nueve alumnos que se repartirán en tres aulas: una de bebés de menos de un año, con un máximo de ocho niños; otra de trece alumnos, de uno a dos años; y la tercera para un máximo de dieciochos niños de dos a tres años.

Las aulas se ubicarán en la planta baja y además contarán con cocina propia equipada en la que estén todos los artilugios necesarios para satisfacer las necesidades de los pequeño. El edificio también tendrá un almacén habilitado para guardar las sillitas de los niños y habrá un patio exterior adaptado a las diferentes etapas de los niños.

Antigua escuela de Soto

El escenario elegido para la construcción de la escuela infantil de Trubia es el antiguo colegio de Soto. Las puertas de este centro educativo se cerraron en junio después de que la Consejería de Educación y Cultura decidiese que no había demanda suficiente para mantener operativas dos escuelas de Primaria. Desde entonces los niños trubiecos y de las localidades cercanas estudian en el colegio del Villar. La Concejalía de Educación, mientras tanto, ha querido dar una segunda vida al edificio con la construcción de una escuela infantil. Mantuvieron reuniones con el Principado hasta que llegaron a un acuerdo y ahora se está planeando cómo se deben hacer las obras de reforma.

El Ayuntamiento tiene, en total, siete escuelas para los niños de cero a tres años . Son: María Balbín, Dolores Medio, Colloto, Montenuño, la Corredoria, Florida y Rubín. El objetivo de Fernández es que el número de centros vaya creciendo poco a poco.

Justamente ayer se abrió el plazo para solicitar las plazas para el próximo curso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos