Aprender a salvar vidas reviviendo los corazones

Los alumnos, durante una práctica. / P. LORENZANA
Los alumnos, durante una práctica. / P. LORENZANA

170 estudiantes realizan talleres sobre reanimación cardiopulmonar y conocen ambulancias en el polígono Espíritu Santo

D. LUMBRERAS OVIEDO.

«Se calcula que en España hay mil paros cardíacos al día, y el 80% se producen fuera del entorno sanitario», explica Juan Manuel, director del Instituto de las Emergencias (IEDUCAE). Por eso es tan importante tener conocimientos sobre reanimación cardiopulmonar, porque así se incrementa un 40% la posibilidad de que la persona sobreviva. Y eso es lo que aprendieron 170 alumnos ovetenses de la mano de Ieducae, en sus instalaciones del polígono del Espíritu Santo y en colaboración con la Fundación Asturiana de Transporte Sanitario.

Los estudiantes desfilaron por talleres de reanimación, desobstrucción de las vías aéreas y uso del desfibrilador, tanto de adultos como de lactantes. «Nos están enseñando a reanimar a la gente con algún objeto extraño», explicaba Adrián Ojeda, alumno de tercero de la ESO del Instituto Pérez de Ayala. Un conocimiento que se alegró de adquirir para el futuro: «En el momento te pondrás nervioso, pero sabrás reaccionar». Su compañera Sara González especificó que aprendieron a distinguir entre un desvanecimiento y la detención del corazón, y que se debe tratar a los bebés de otra manera: «Con las dos manos, le puedes hacer daño».

También conocieron los distintos tipos de ambulancias, desde las de Urgencias hasta los vehículos de intervención rápida que se usan en las competiciones deportivas. Pero lo que más llamó la atención fue el gran camión de apoyo logístico, con boxes casi como los de un hospital.

«Les impresionó el desfibrilador, y que en la ambulancia colectiva podamos llevar sillas con múltiples pacientes a la vez. Y luego la sirena, que les encanta», comentó Pablo Mamés, uno de los técnicos de emergencias que hizo de instructor.

Algunos estudiantes vieron allí despertar su vocación; sobre todo de primero de Bachillerato Científico del instituto de La Corredoria. «Quiero hacer Medicina, se intentará», aseguraba April Spinosa. Su amiga Eva Gómez no lo tenía tan claro, pero sí que disfrutó la visita.

Era la primera vez que Ieducae celebraba esta jornada, que conmemora el 16 de octubre, Día Europeo de la Parda Cardiaca, instaurado en 2013. Para terminar la mañana, los estudiantes asistieron al montaje de un puesto médico avanzado (hospital de campaña) en tres minutos.

Fotos

Vídeos