El Arca Santa, «origen de la riqueza cultural de Asturias», deslumbra a su regreso

Los primeros visitantes se adentran en la Cámara Santa para contemplar el relicario restaurado tras cuatro meses de trabajos.
Los primeros visitantes se adentran en la Cámara Santa para contemplar el relicario restaurado tras cuatro meses de trabajos. / PABLO LORENZANA

Peregrinos, fieles y visitantes acuden a la Cámara Santa de la Catedral para contemplar el relicario restaurado

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

En su lugar. Protegida por el metacrilato, el Arca Santa «joya europea más importante del siglo XI», según relataban sus restauradores, reposa en la Cámara Santa de la catedral tras un complicado traslado desde el taller donde los técnicos se han afanado durante los últimos cuatro meses para que la arqueta y su repujado en plata refuljan ante visitantes y devotos.

A primera hora de la mañana de ayer, el trasiego en la Catedral era el habitual para un sábado en el que, además, lució el sol. Algunos peregrinos llegados a pie o en bicicleta, turistas nacionales y foráneos, cruzaban el pórtico de San Salvador sin reparar en los tesoros que allí se guardan hasta que pegaban la oreja a la audioguía. «No tenía ni idea de que algo así se encontrara en Oviedo», explicó Fernando Vázquez, turista llegado desde Valencia.

Otros sí. El primer ovetense en acercarse a contemplar el Arca Santa, reubicada el viernes por la noche tras un merecido tratamiento restitutivo, fue Javier Gómez que a las 10 de la mañana, según abrieron las puertas del templo, allí aguardaba. Puntual. «Todos los sábados salgo a dar un paseo por la mañana y hoy tocaba venir a ver el arca», relató.

Javier Gómez El primer visitante«El arca representa una joya única por su valor espiritual como esencia del cristianismo»

Gómez, experto conocedor del valor de la pieza desde múltiples perspectivas, explicó que «hoy todo se mide por el precio de las cosas. Pero no nos engañemos, en cualquier sitio exclaman que lo suyo es lo mejor. Si el arca representa una joya única, lo es por su valor espiritual como esencia del cristianismo».

En el origen nebuloso de los reinos cristianos tras la invasión musulmana de la península, Oviedo fue plaza fuerte, y el arca, cuyo origen continúa siendo discutido, sirvió como reclamo de capitales, peregrinos y publicidad para la causa astur allende la cordillera, desde donde vino. No en vano, en una inscripción en árabe en el borde de la tapa se pueden leer frases en árabe de buen augurio y alabanza a Dios.

Gómez explicó que como centro de peregrinación, el arca pude seguir atrayendo a fieles de toda Europa. Pequeños hitos para seguir compitiendo, en turistas o creyentes, en un mundo globalizado. Por ejemplo, la concesión por parte de la Unesco del estatus de Patrimonio de la Humanidad al Camino Primitivo, ha hecho que este año el Albergue de Peregrinos haya aumentado en quinientos el número de caminantes por estas fechas como desveló el presidente de la asociación José Luis Galán la víspera de Santiago

Volviendo al arca, Gómez reconoció que «también hay que tener en cuenta la factura, su valor artístico. Es un referente y origen de la riqueza artística no sólo de Oviedo sino de toda Asturias».

Durante los trabajos de conservación de los últimos cuatro meses a cargo de un equipo multidisciplinar coordinado por el Instituto de Patrimonio Cultural de España, (IPCE), el arca se ha desmontado y adecentado con mimo. No era para menos. Desde 1935, un año después de la voladura revolucionaria, no se había intervenido en la urna. Ahora, recuperado el color plateado característico y libre de carcoma que la había dejado «como un colador» en algunas zonas, se espera que reciba estudios periódicos para impedir el deterioro.

Para dejarla como una patena los restauradores y orfebres levantaron todo el revestimiento de plata. Entonces se actuó sobre la madera. Y se ha retirado el pantócrator de Jesús Todopoderoso, obra del joyero ovetense Félix Bascarán en los años 30, para sacar a la luz uno anterior románico, que es el que verán ahora los visitantes. Tambien se encontraron sendas monedas del siglo XII que se están estudiando y ahora se sabe que la única pieza de pedrería alojada en el azogue es de cuarzo.

El traslado de anteayer, que se realizó entre cuatro personas bajo la atenta mirada del deán de la Catedral, Benito Gallego, cuando las puestas de la Catedral ya habían cerrado, no es el primero del que se tiene noticia. El propio Gómez animó «a los visitantes a que suban al lugar donde se resguardó de la invasión musulmana». Llegó desde Toledo «al alto del monte Monsacro, donde está la silla del obispo Toribio que se sentó a descansar cuando ascendían». «Aparte de las vistas muy bonitas de Oviedo y de que se llega a ver el mar, te das cuenta de la dimensión que tuvo para subir esa cuesta tan empinada», historió el primer visitante.

En el Monsacro permaneció unos ochenta años. La ruta que siguió a la entrada de Asturias se le llama 'De las Reliquias' porque fue dejando un reguero de capillas y advocaciones por el concejo de Quirós, como las que se conservan en el puerto de Trobaniello.

Ya instalada, la pieza reposa bajo el Santo Sudario y entre las cruces de los Ángeles y la Victoria que la custodian. Y está confinada en una urna donde respira gas inerte para evitar el deterioro de la humedad o alteraciones de temperatura provocadas por la presencia de personas en la cámara.

La financiación de las obras que ayer terminaron, ha corrido a cargo del propietario del bien, el Cabildo de la Catedral y el montante ascendió a 56.000 euros.

Este relicario del siglo XI, que se encuentra en trámites de ser declarada BIC (Bien de Interés Cultural) por el Principado, que supervisó las reparaciones como autoridad competente en Patrimonio, se puede volver a visitar desde ayer en el horario de visita de la Catedral, de 10 a 19 horas, salvo hoy domingo que no hay visitas turísticas.

El propio Gómez, socio del templo con abono anual, alertó del valor histórico-artístico del relicario así como del conjunto de la basílica y el museo. «Somos 2.300 socios y me parecen pocos entre todos los ovetenses. Con un abono puedes venir siempre quieras y siempre descubres algo nuevo», explicó. Desde ayer, además, la nueva y brillante Arca Santa, que lleva atrayendo peregrinos a Oviedo desde el siglo XI.

Más

Fotos

Vídeos