El Arca Santa recupera el esplendor perdido en 1934

El Arca Santa, prácticamente restaurada. /ÁLEX PIÑA.
El Arca Santa, prácticamente restaurada. / ÁLEX PIÑA.

El relicario del siglo XI luce ya el color plateado y dorado que tuviera antaño

DANIEL LUMBRERAS / EFE

La restauración del Arca Santa, caja en la que según la tradición se guardaban el Santo Sudario y otras reliquias, prácticamente ha concluido y, en palabras de la directora técnica de los trabajos y restauradora del Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE), Paz Navarro, "está perfecta". El relicario del siglo XI luce ya el color plateado y dorado que tuviera antaño, antes de la voladura de la Cámara Santa en 1934. A lo largo de tres meses, el Arca Santa ha sido desmontada, limpiada, saneada, recompuesta y protegida frente a futuros deterioros.

El nuevo aspecto del Arca se ha conocido hoy, pero no volverá a la Cámara aún, a falta de algunos remates y trabajos de documentación gráfica. El deán de la Catedral, Benito Gallego, espera que el traslado pueda efectuarse este próximo viernes por la noche, para que pueda ser expuesta al público de nuevo el sábado.

Por su parte, Paz Navarro ha señalado que la restauración deja en la Catedral un arca "totalmente sólida", cuya estructura y materiales sólo van a requerir renovar la capa de protección cada cinco años.

Navarro, responsable del proyecto, ha explicado que en los próximos días se procederá a terminar la restauración incorporando pequeños fragmentos traídos del Museo Arqueológico de Asturias al Arca y aplicando la capa de protección pertinente para su conservación en la vitrina de la Catedral.

En la intervención, llevada a cabo por diez profesionales, han participado también un arqueólogo, una historiadora especializada en técnicas, un restaurador, dos plateros, un carpintero y un gemólogo.

Uno de los aspectos fundamentales ha sido la elaboración de estudios químicos, físicos, biológicos y radiológicos llevados a cabo por el IPCE, que mostraron alteraciones, "reintegraciones" que tapaban parte de los originales y el gran deterioro la cubierta de plata del arca.

Navarro ha señalado que lo más complicado de la intervención ha sido reparar la plata, sobre todo en la parte trasera, lo que ha obligado al equipo a un "trabajo muy meticuloso".

El Arca, que ya sufriera un ataque de carcoma en algún momento de su historia, no tiene actualmente ataques de carácter biológico, aunque sí ha habido que reparar la madera, material de la que está construida la estructura y cuyo deterioro ha sorprendido a los responsables del proyecto.

Otra de las curiosidades de la restauración del Arca, datada entre los siglos XI y XII, ha sido la localización de unas monedas de esa época y una cruz de peregrino en una parte de su estructura que seguramente no fue desmontada en 1935, fecha en la que fue restaurada por Gómez Moreno tras sufrir importantes daños durante la Revolución de 1934.

Navarro ha destacado que pronto se sabrán los resultados sobre las técnicas de fabricación estudiadas, y ha adelantado que se sabrán las aleaciones de platas y dorados utilizados y los tipos de nielados, que son técnicas ornamentales consistentes en incrustar esmaltes en la plata.

"Es de las pocas veces que tenemos en nuestro país unos análisis de nielado distintos tan precisos", ha concluido Navarro, que señala la "profundización" en las técnicas de la época como lo más "novedoso" de la intervención en el Arca Santa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos