«Me arrepiento y si sirve para algo quiero pedirle perdón a la víctima»

Uno de los acusados entrando a la Audiencia Provincial. / ALEX PIÑA
Uno de los acusados entrando a la Audiencia Provincial. / ALEX PIÑA

Los acusados de apuñalar a un portero en El Antiguo muestran su arrepentimiento mientras que la Fiscalía aprecia «alevosía»

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

El procesado por apuñalar hasta en tres ocasiones a un portero de un pub en El Antiguo mostró ayer su arrepentimiento ante el tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial. Usó el turno de palabra en la vista en la que se fijaron las conclusiones de todas las partes para dirigirse a su víctima: «Si sirve para algo quiero pedirle perdón al agredido por los daños ocasionados».

También dijo «sentirlo mucho» el otro procesado, hermano del primero, y que colaboró en la agresión, según la Fiscalía, sujetando a la víctima por detrás para que el otro lo apuñalase. Pero el joven se dirigió a la sala y aseguró que «en ningún momento cogí a este chaval por la espalda».

Las disculpas llegaron después de dos horas de sesión en las que el Ministerio Fiscal no cambió un ápice las penas solicitadas para ambos: diez años de prisión por un asesinato en grado de tentativa, con un matiz. La Fiscalía apreció «alevosía» en los actos juzgados. Contundente en sus conclusiones definitivas, el Ministerio Público rechazó aceptar el eximente por consumo de drogas y alcohol a los procesados como así solicitaron sus defensas. Argumentó que «no hay prueba» que demuestre que los dos procesados fuesen consumidores habituales y se remitió a un caso esporádico, de «dos rayitas» el día de hechos. La Fiscalía señaló, además, el agravante de abuso de superioridad por parte de los dos acusados porque entre ambos produjeron una indefensión total a la víctima, ya que «no tenía posibilidad de defenderse» al ser sujetado por uno para que el otro consumara la agresión con la navaja. «Eran dos contra uno, utilizaron un arma mortal y la víctima estaba de espalda y desprevenida» con el «ánimo de provocarle la muerte». El arma utilizada era «factible para cometer un crimen» de manera «consciente» por parte de los procesados, concluyó la Fiscalía. La acusación particular, ejercida por Silvia Hevia, se adhirió a la pena solicitada por el Ministerio Fiscal y solicitó, además, una indemnización para la víctima de 4.000 euros y el pago de las costas.

Libre absolución

Las defensas de los dos procesados solicitaron su libre absolución. El letrado del autor material del apuñalamiento defendió ante el Tribunal la inclusión del atenuante por consumo de drogas. Alfonso Coronas esgrimió que este consumo mermó la «capacidad volitiva» del acusado y solicitó que fuese penado por un delito de lesiones por arma blanca pero no por asesinato en grado de tentativa.

El abogado del acusado de sujetar a la víctima por la espalda para que su hermano lo apuñalase argumentó que si esto hubiese sido así no hubiese sido posible agredir de esta manera al portero. «Es imposible que un diestro lo apuñalase en el lado izquierdo, necesariamente tenía que estar de frente». El juicio ha quedado visto para sentencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos