Atrapan al preso que se fugó descalzo hace veinte días de los calabozos en Oviedo

La céntrica comisaria de la que se fugó el delincuente.
La céntrica comisaria de la que se fugó el delincuente. / A. P.

El delincuente, que en breve tenía previsto abandonar Asturias, utilizó varios pisos de la ciudad para sortear a los agentes

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

Veinte días. Es el tiempo que el preso que escapó descalzo de los calabozos de la Comisaría de Oviedo logró esquivar el dispositivo policial que se puso en marcha el mismo día que se fugó de las instalaciones de la Jefatura Superior de Policía de Asturias, el pasado 15 de junio.

Un dispositivo que movilizó a agentes del Principado de Asturias y también a nivel nacional y que concluyó finalmente ayer con la detención de A. E., un hombre de origen español y de 27 años que acumula en su haber 36 detenciones.

15 de junio
El detenido A. E., de 27 años, logra huir de los calabozos de la Policía tras empujar al agente que lo custodiaba.
Veinte días huido
El fugado utilizó varios pisos de la ciudad para esconderse de la Policía. Fue detenido en el barrio de El Cristo.
Abandonar Asturias
Los investigadores pudieron confirmar que el fugado tenía entre sus planes salir de la región.

Las investigaciones llevadas a cabo por los agentes de la Brigada Provincial de la Policía Judicial lograron centrar el radio de búsqueda en El Cristo. Un piso ubicado en este barrio sirvió de escondite al fugado que también utilizó otras viviendas de la ciudad para sortear la presencia policial.

Una vez que los agentes comprobaron que el fugado se movía por la zona alta procedieron a su detención. Fue ayer a las tres menos cuarto de la tarde, en las proximidades del domicilio donde se escondía en El Cristo. Y fue a tiempo, porque entre sus planes estaba huir del Principado de Asturias en «fechas próximas», confirmaron fuentes policiales.

La fuga se produjo el pasado 15 de junio a las dos y cinco de la tarde, justo en el momento en que era conducido a los calabozos de Comisaría procedente del Juzgado de Instrucción número 4 de Oviedo, que había decretado su ingreso en prisión.

La huida sucedió en el momento en que uno de los policías que le custodiaba procedía a introducirle en los calabozos: le dio un empujón y salió corriendo hacia el portón del garaje, abierto por la salida de un furgón policial. Se fugó descalzo tras perder sus playeros durante la carrera. Se da la circunstancia que a todos los presos que ingresan en dependencias policiales se les retira los cordones del calzado para evitar cualquier incidente.

Tras escapar por el portón situado frente al hotel de la Reconquista, llegó a la avenida de Galicia. Allí se metió en un coche que estaba parado en un semáforo. Según varios testigos, el delincuente abrió la puerta del copiloto y obligó al conductor a reanudar la marcha amenazándole con que le ahogaría con el cinturón de no hacerlo. Un agente de la Policía Nacional, que lo perseguía desde la Comisaría, logró alcanzar al vehículo, encaramándose a la ventanilla, pero no tuvo éxito. Logró, de nuevo, huir y se le perdió la pista en la calle de Cervantes.

Desde ese mismo instante los esfuerzos policiales se concentraron en dar con su paradero. Tras veinte días de investigación los agentes de la Policía lograron detenerlo ayer a primera hora de la tarde para proceder a su ingreso en prisión.

Temas

Oviedo

Fotos

Vídeos