El Ayuntamiento asumirá de forma directa la gestión de los festejos

Fernández, Pontón, Batalla, Rosón, López, Taboada y El Mateín, brindan en la plaza de España. / A. PIÑA

El alcalde celebra que la gente esté disfrutando de las fiestas y Ana Taboada rechaza tomar medidas «represivas» contra el botellón

G. D. -R. OVIEDO.

El Ayuntamiento asumirá de forma directa la gestión y organización de los festejos de la ciudad, que desde hace 70 años desarrolla la SOF. Así lo anunció ayer, al acudir a recoger el bollo de San Mateo, el concejal de Festejos, Roberto Sánchez Ramos (IU). «El PP, con las leyes de estos últimos años, se ha cargado una sociedad como la SOF», denunció, aunque el cambio en la ley de Contratos del Sector Público se aprobó en 2013 y es tan solo una transposición de una directiva europea. Sánchez Ramos explicó que el equipo de gobierno trabaja para «conseguir informes jurídicos» para municipalizar la gestión y «para comenzar a trabajar ya en octubre para las fiestas de San Mateo del año que viene». Fuentes del equipo de gobierno explicaron que lo que se busca es un encaje para el personal, los trece trabajadores de la sociedad, cuyo futuro es «una prioridad» para el edil de Festejos.

Pero eso es el futuro, en el presente, «a falta del esprint final» de las fiestas, Sánchez Ramos celebró su éxito porque «la ciudadanía de Oviedo y de Asturias ha hecho suyas, yo creo que definitivamente, las fiestas de San Mateo». Restó importancia al incidente con un camión de orquesta que pudo, en alerta terrorista y pese al plan de seguridad, acceder hasta el corazón del Campo San Francisco de noche y anunció que el año que viene se contratará un escenario permanente en el mismo lugar para las orquestas, «el mundo infantil» y las masas corales, y ya «no tendremos que introducir camiones».

Sánchez Ramos recalcó que el equipo de gobierno estudia organizar «algunos conciertos en San Lázaro» el próximo año, tras mantener varias reuniones con los vecinos para acordar horarios y condiciones. Eso sí, antes habría que adaptar las condiciones de seguridad, porque, recordó al PP, «este equipo de gobierno nunca organizará conciertos en las condiciones actuales o sin un plan de seguridad» .

Bollo repartido

Al reparto del bollo acudieron casi todos los concejales de los tres socios de gobierno. Los tres grupos comieron juntos un cachín, pero hablaron por separado y hasta dijeron cosas distintas. La líder de Somos, Ana Taboada, afirmó que las fiestas sirven para que los cargos públicos estén «codo a codo con la ciudadanía» y, como ejemplo, se apuntó con sus ediles «a una comida popular en el barrio de Fozaneldi», una forma, dijo, de apoyar el tejido social. Terció en la polémica sobre el botellón para defender que hay que «saber convivir y permitir a la juventud disfrutar de los espacios públicos» y apostó por medidas educativas para corregir este comportamiento, «nunca represivas». A unos metros, estaba el concejal de Seguridad, el socialista Ricardo Fernández, que se ha pasado esta semana defendiendo el derecho al descanso de los vecinos y recordando la existencia de una ordenanza que lo prohíbe.

Al alcalde, le pilló de refilón y como anda en líos de partido, celebró que podrá dejar la secretaría de la AMSO, que su tiempo de mandato expiró hace dos años y que siempre ha defendido que «no se puede ser juez y parte, quien tiene un cargo público, no puede estar en un cargo orgánico que es quien le tiene que juzgar».

De las fiestas se limitó a señalar que su objetivo «fundamental es que la gente lo pase bien» y la gente «de Oviedo y de Asturias» lo está haciendo ayudada por «el buen tiempo». Lógicamente, a las dos horas empezó a llover

Más noticias

Temas

Oviedo

Fotos

Vídeos