El Ayuntamiento da cinco días a Tierra Astur para que retire su terraza de Gascona

La terraza de Tierra Astur, en la parte alta de Gascona. / PIÑA
La terraza de Tierra Astur, en la parte alta de Gascona. / PIÑA

La sidrería solicitó dos prórrogas de la actual licencia hasta que obtuviera la que se adecúa a la nueva ordenanza

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

El pasado viernes finalizó el periodo de alegaciones abierto desde el 30 de septiembre para que los locales con terrazas tipo B, afectadas por la extinción de la autorización vigente, retiraran las estructuras de la calle y las adaptaran a la nueva ordenanza.

Entre las afectadas por el cambio de normativa y la necesidad de adecuarse a la nueva se encuentra la que la sidrería Tierra Astur tiene en la parte alta del Bulevar de la Sidra. La gerencia del establecimiento pidió una prórroga al servicio de licencias para mantener la estructura «en tanto se resuelva la autorización de una nueva terraza».

Sin embargo, Urbanismo hizo oídos sordos a la petición de la empresa, por dos veces, aduciendo que «la solicitud de una nueva instalación no justifica la permanencia de la existente».

Con la ley en vigor, las nuevas terrazas tipo B deben ser más livianas, de color negro, con mamparas desmontables y con toldos negros o blancos, según el proyecto que se presentó en octubre y que pretende unificar la estética de las instalaciones de la calle Gascona.

Para Tierra Astur, además, la ubicación de su local complica su adecuación a la normativa porque se encuentra en el ámbito delimitado por el Principado como entorno de protección de la Cámara Santa, que prohíbe las instalaciones de grandes dimensiones .

Una vez vencidos los plazos, el Ayuntamiento, en aras del cumplimiento de la normativa, desestimó la petición de Tierra Astur en la que la empresa aducía, asimismo, razones de «índole económica» para mantener la actual estructura hasta tener la licencia de la siguiente. Urbanismo no transigió y ahora, tras el periodo de alegaciones, ha dado un ultimátum de cinco días a la sidrería para que levante la estructura. Si no lo hace, serán los servicios municipales quienes entren en juego.

Fuentes cercanas a la empresa, sin embargo, quitan hierro al asunto y enmarcan los tiempos «de acuerdo a los previsto para dar cumplimiento a la ordenanza». «Todo tiene un proceso», destacan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos